Poesía

Pisando el cielo.

La sensualidad de los latidos que sobrepasan la imagen fija de su piel es penetrante,

su arte embelesa.

Entiendo poco de muchas cosas, pero su sensualidad es innegable,

atrajo el fervor de mi imaginario.

El poder de su mirada, sus gestos, la ambigüedad de sus motivos…

Piel de ébano, sutileza encandilada que motiva mi libido extasiada,

me apetece la miel que abraza los cabellos que sostienen su creación.

Amo el color de su piel, hermana ancestral de la mía.

He reconvertido su imagen en la motivación de estos versos, me lo había prometido.

Poderosa mujer.

Incandescente, indomable, diferente.

Imposible no pisar con el olor se su perfume el cielo…

Dueña de cada uno de sus gestos,

dominatriz de sus deseos, sumisión inteligente.

Gobernanta nata, exploradora de los fuegos de su propia carne.

Solo el roce de su mirada bastará para sanarnos…

Poesía

Insípido dulzor.

Me quedaré aquí, sentada en el rincón predilecto de la gente como yo, el rincón de las que apuestan y pierden hasta el alma.

Jugar al rojo del amor no me funciona

pierdo, tarde o temprano pierdo; en este momento lo más sensato es volver al negro, nadie conoce las profundidades del negro tanto como yo.

La oscuridad es privilegio de unos cuantos desgraciados, y yo encabezo los listados de la desdicha a dos velas…

Voy a esperar lo que me queda de tiempo en esta casa, con la paciencia de un niño inquieto, y con la incertidumbre de no saber hacia dónde me lleva la vida.

Maldigo la sensación de impotencia de mi cuerpo cautivo de esta herida que no cierra.

Caminos sin retorno

amores caducados

sentimientos contrariados.

El amor se esfuma como la espuma del mar

reposando luego sobre la arena de la orilla, meciendo con mimo los boleros de su falda.

Me comí el pastel de la ilusión a trozos y sin respiro, desesperada, pensando en los ardores de aquellas sensaciones como el agradable roce de una exacerbada pasión.

Los sentires de la carne han atravesado las fronteras del dulce padecimiento

el ineludible dolor se pega, como mosca cojonera a mi sexo embadurnado de una miel decrépita e insípida…

mis labios posan quebrados como jardines deprimidos.

Estos jardines que antes albergaban variedad de flores son ahora un mejunje de agua hedionda.

el amor se acaba, y este hilo rojo nos ha jugado una mala pasada.

Al llegar a este extremo se le han abierto las puntas, atravesando mi pecho, devolviéndome al oscuro callejón de mi subversiva existencia…

Poesía

Yo no sé lo que es el amor…

No quiero dejar de comerte a besos,

no quiero dejar de ser nosotros a las once de la noche,

no quiero dejar de sentir que me traes de vuelta de la muerte con el hálito de tu roce.

no quiero dejar de sentarme en tu regazo y que acaricies mi vientre.

Tampoco estoy dispuesta a sacrificar erecciones compartidas,

ni la humedad que fluye a mares, ni los gemidos, ni los orgasmos avasalladores, ni el tenerte en el café de las mañanas.

Pero te lo pido por favor…

No me pidas que te diga que te amo,

quédate con mis te quieros sinceros, y con el sosiego que me da tu voz.

No me pidas que te diga que te amo, ni hoy, ni mañana ni pasado.

No me pidas que te diga que te amo, porque yo no sé lo que es el amor…

INVITADO

Diego A. Moreno – Hay amores que no se olvidan…

MasticadoresEros

Fotografía tomada de Pinterest.

Aquí me ves

con estas canas,

viéndote

contándome

sobre tu actual marido,

tus posibles hijos,

sin que yo olvide

tu cuerpo bendito

en aquellos ayeres

donde tú y yo éramos más

más que amigos,

y ahora sólo soy un fantasma

de aquel pasado

de tristes historias y un adiós

que cómo deseo haber olvidado.

https://kentuckyfriedlit.com/

Ver la entrada original

Poesía

Impenitente…

Fotografía de Andrew Mann- Cortesía de: Ode2beauty.wordpress.com

Tintas que rompen el blanco,

tachones de arriba a abajo,

rotuladores multicolor resaltando “lo importante”

Autoconvencimiento, masajeador profesional de egos tocando el timbre de lo terrenal.

Sobresaltos constantes evadiendo la muerte, sustentando teorías conspiranoicas…

A pesar de cualquier cosa, hoy cabalgo este encierro firme, como un roble de raíces profundas, empecinada, sintiendo como una fiera, impenitente, excitada, fiel a lo que soy y a lo que tengo…

Pezones en guardia erizándolo todo, dispuesta a dar y a recibir, pero en mis términos…

Evado mi realidad con realidad, sin historias reforzadas con columnas de paja húmeda…

Cabezota enamorada de tu sexo, de la manera en que me miras, sabiendo que tienes dueña, que duermes con ella y que estoy cruzando contigo un campo minado…

Pero quiero jugar y tenemos poco tiempo, pronto se habrá levantado el confinamiento…

Puedo sentir tu respiración, imagina que te he puesto una trampa…

Empieza el juego…

Ese cristal es mi pantalla, fetiche de este cuerpo voraz.

Veo como se esparce el vaho que nos separa, te has abierto la bragueta, tocando tímido tu falo, y eso… eso me gusta, hoy tengo una sorpresa para tí…

La fruta prohibida del viejo Adán ha dado tumbos hasta llegar aquí, la he mordisqueado, es dulce, crujiente y se ha posado a las puertas de mi lubricidad…

Desnuda y sin censura, con un rojo poderoso a punto de explotarte en el iris.

Regresión…

Cierra los ojos, imagina mientras cuento hasta diez…

aquí me tienes… mmmm…

Diez…

Me abro de piernas, aquí te tengo, ¿no lo soportas verdad? te tiemblan hasta las pupilas, sientes cómo recorre este fuego tu cuerpo, veo cómo te estremeces,

tu pene ha cogido valor, ha sacado el pecho y con la frente en alto demuestra su grandeza… me gusta lo que veo. ¿te gusta lo que sientes?…

Detrás de este antifaz me estoy mordiendo los labios, se mucho de tí, pero tú…

Tú de mi ni la mitad… se baja el telón, por hoy ha acabado la función…

Mañana nos vemos como cada día de camino a la tienda por el pan, y…vecinos como siempre, fantasías las justas “no está el chichi pa farolillos”…

Poesía

Magro…

No emulo nada,

no quiero ni tengo ganas de ser quien no soy,

expreso mis sentimientos como me da la gana,

la excitación se me sube a la cabeza,

tampoco soy tan distinta al común de los mortales,

soy de carne y hueso.

Soy presa del intento de exilio de penas y encantos adornados con versos atrevidos a cualquier hora del día.

Hago lo que me da la gana repito…

Me estoy queriendo.

No hay un lugar físico al que escapar más que conmigo misma.

Soy un puñado sensible de carne magra, no hay duelo de espantos en esta afirmación.

Me desnudo con asombro ante la imagen que tenía de este caparazón, era distinta…

Estaba ocupada en cosas que nublaban mi visión,

hoy me veo repleta de encantos que subyacen la imperfección, ante las miradas de los jueces de lo vano y lo pagano.

He puesto tierra de por medio a las cosas que me sacuden en dirección contraria a lo cuerdo, con ironía adoro la locura, con desvelo venero lo verdaderamente importante.

Masturbo mi entrepierna con ahínco en busca de la extenuante satisfacción que me guíe hacia su luz, gimoteando por el éxtasis tardío de orgasmos que cuelgan entre mis manos,

inundaciones estacionarias que mantienen el curso divino de pasiones encendidas,

cualidades extraordinarias que me ayudan momentáneamente a escapar de la ansiedad que me produce este encierro.

No hay punto de comparación con una estaca de carne magra empinada con descaro, tocando al timbre de mis aluviones obscenos,

sicalíptico andar que se repite sacudiendo las emociones de la calle del fondo, trayendo de vuelta su luz a esta casa después una extensa pausa,

mensajes propiciados por charcos chorreantes de saliva y semen imaginarios, que se combinan para despedir una madrugada incapaz de abrazar la somnolencia…

Me quedo conmigo,

me quedo contigo,

me quedo con lo que soy,

me quedo con lo que somos,

me quedo con todo,

me quedo con nada…

INVITADO

Crater by Quinny Martínez

#Stayathome and enjoy reading with MASTICADORES!

Gobblers / Masticadores

Picture taken from Pinterest

***

I open my legs and wait for you to arrive unnoticed…

Waiting so hard that I start to drain copiously,

I have a huge crater in my lower belly, as if the jugular of my crotch was undergoing a ruthless attack by its worst enemy…

Wish you were here to see you enter through this trembling door of desire …

It is as if the other side came in my search.

It’s hot,

sweat takes over me,

stuck in a huge pool of desire and lustful despair, but I love to feel this way,

feel that despite the passing of the years I do not lose the desire of you.

I masturbate slowly,

I imagine your tongue playing warm with the exact point of my desire,

trembling again,

embraced by the overflowing pleasure that your memories profess me…

I like you,

I like having you…

Ver la entrada original 43 palabras más

Poesía

Delaminación…

La ruptura se hace latente, pero los bordes de la resistencia a pesar del cansancio se mantienen.

Las aberturas son cada vez más grandes, a pesar de eso hace falta oxígeno, hace falta empuje, hace falta más allá del contagio una empatía sólida, porque escasos estamos de entender lo que supone…

Pasan los días y la mutación es aún mayor, sentimientos a flor de piel, desespero y desazón. Esos amantes que días atrás habían agendado un confinamiento lascivo, desatado, y lleno de experiencias aplazadas, se han estancado; los cuerpos que antes ardían suplicando tiempo ahora no saben qué hacer con él.

Las ganas se han quedado en coitos dolorosos que recriminan sin poderse contener lo que el pasado ya tenía en sus cuentas, porque el olvido es selectivo, y los saldos en rojo también incluyen los perdones que sin convencimiento se dieron en su día, todo por matar lo que ahora tenemos como arenas en los mares, tiempo…

“Se hace lo que se puede” dicen, “se hace lo que se puede”…

Nos hemos sentado a los pies de nuestros deseos y no sabemos cómo darles la cara, se nos están saliendo de las manos las emociones que inadvertidas han ido inundádolo todo, colándose por debajo de las puertas, escurriéndose por hendiduras de las cuales no teníamos conocimiento.

La delaminación resiste casi sin cuajo, los quiebres salen a la luz, los empastes del diario acontecer han quedado aparcados en algún lugar esperando a salir, porque el olvido es más fuerte que la razón.

El olvido es capaz de enterrar a muertos vivientes… sólo cuando conviene; y regresar a lo mismo conviene más que seguir aplaudiendo a los que en esta guerra caen como moscas, o hacer otros cinco minutos de silencio por las ausencias, o tener en cuenta el dolor del otro; porque como dice el viejo dicho de mi abuela: “el muerto al hoyo, y el vivo al baile”…

El olvido borra memorias, el olvido hace bien su trabajo y sumerge en aguas de satisfacción primaria a quienes de esto no están aprendiendo nada, nada más allá del anhelo de lo de antes. Viejas costumbres a las que volverán sin pena ni gloria, como esos amantes incapaces de escucharse, que deciden seguir condimentando sus pasiones con polvos insípidos, poca sal, y resignación…

Resignación…

¿Crees que seremos diferentes después de esto?, ¿crees que la humanidad será más consciente de lo que verdaderamente importa?: Lo que es aprendizaje para unos, no lo es para otros; y no, no seremos distintos, no sumaremos en comprensión como a esta crisis se han sumado los muertos y el encierro. No lo seremos porque olvidar se nos da bien, y es mejor taparlo todo como hacen los gatos con su mierda…

Espero resistir esta delaminación colectiva, seguir fuerte para no olvidar que todos somos víctimas, que somos almas febriles en manos de una acontecer ignominioso; quiero salir para seguir sonriendo, para seguir respirando desde una orilla más sólida. Con emociones transparentes, sin callarme nada, saldré a seguir saldando las deudas pendientes con la vida y con los seres a los que he dejado de lado por “orgullo”.

Quiero seguir respirando para ser mejor persona conmigo y con los demás. Para que mis pasiones vayan más allá de lo físico, para que se enquisten multiplicándose en el deseo genuino de seguir existiendo…

Poesía

Charcos…

Marchas casi silentes de aguas espesas y perfumadas que se desbordan ansiosas,

almas que buscan incesantes las huellas de viejos charcos,

exponiéndose con el único afán de decantar sus ganas.

Caen arrastrándose con un cansancio casi contagioso,

expectantes…

Capaces de hacer propuestas suculentas,

ofrecimientos cargados con detalles nunca vistos que traspasan la barrera de lo “indecente”.

Ofertas vestidas de fina seda y lencería de primera…

imágenes que escuecen…

Fotogramas envueltos en arriesgados polvos víricos que hasta el mayor de los sedientos prefiere desairar.

El desespero se acentúa, al amor propio se le acaban las ideas,

se acumulan los días con horas cada vez más largas…

deseos que crepitan como fuego,

sonidos que mutan,

pozos profundos de donde huyen aguas despavoridas a causa del calor insoportable que de allí se desprende.

!Hoy no ha habido suerte!

al final de otra luna, la resignación difumina las ganas a la espera de un mañana que apetece a charcos…

MY SONGS

“Música antivírica IV”. It’s friday…

Por estos días los amantes distantes empiezan a comerse las uñas desesperados y faltos de roce; paciencia…el ser paciente sufre imbatible generando quietud y sosiego a pesar de las dificultades. Hagamos buen uso de esta virtud y pensemos en lo que falta, sin los afanes propios del desespero, degustando cada segundo de deseo, explotando las ventajas de la soledad, acariciando nuestros cuerpos en nombre de lo que vendrá.

historias de fémina...

Vulvas revolucionadas…

Vulvas famélicas,

vulvas curiosas,

vulvas garosas,

vulvas tímidas,

vulvas miedosas,

vulvas de Anaxarco, que ni sintiendo se lo creen.

vulvas viciosas…

Todas a una, en busca de la prueba definitiva, de la chispa que nos lleve al gran fuego, a esa cosa diferente…

Hogueras en solitario,

dedos arrinconados,

sonrisas picaronas, mujeronas con ganas de azúcar para tanto limón.

Amantes con reducción de jornada y con recelo, preguntándose cosas…

Hojas de reclamaciones en blanco, esferos sin estrenar.

Señoras y señores, la revolución lujuriosa de la mujer tiene aliados cada vez más frenteros, más públicos, y de muy buena reputación, comprobada…

Creaciones orientadas a satisfacer la demanda sin rechistar,

compañeros de cama o de sofá, que hasta debajo del agua hacen realidad ese único deseo que por momentos nos condena:

!ORGASMOS!

Orgasmos a tutiplén,

explosiones desconocidas, picos de placer indescriptibles que han desplazado a pensamientos promiscuos al rincón del regañado…

Artilugios a bajo precio,

cómplices que se posan el el sitio justo, a la hora exacta, y con ese efecto que aliviana el trajinar de la monotonía.

Orgasmos express que reemplazan la inutilidad de “supermanes” y “superdivas” en la cama.

Por amor a nuestros cuerpos, comprendamos de una vez:

El sexo es de humanos, es un juego de liberación necesaria, un juego de complicidad y empatía.

No más temor ante el placer, sucumbir o morir en el intento,

No más vergüenza en la adultez,

porque todo lo que se sienta y se viva bajo el roce tibio de una adecuada intimidad, está permitido.

Larga vida a la satisfacción y a la adorable succión de sus caricias,

larga vida a los amantes que juegan al amor y no se cortan ni un pelo,

invitemos a la señorita creatividad a nuestros aposentos,

desvirguemos la mojigatería,

es hora de deshacernos de tanto orgasmo pasmado…

Bienvenido sea el deseo,

bienvenida sea la concupiscencia.

Bienvenido el succionador…

Poesía

Tasty…

Mete los dedos y siente el poder de la sutil fiereza.

Mete los dedos despacio, una y otra vez…

concentra tu energía en el jadeo que de ti asoma.

Ponte en pie,

siente cómo sopla cálido el viento,

cada vez más fuerte,

cada vez más los dos…

Sé valiente,

aguanta la embestida de miradas que se cruzan.

A esta torre de babel le crujen los cimientos.

Deja de lado los prejuicios de la edad, nadie está demasiado viejo para amar,

Desnúdate, esto es consensuado,

quiero ver la postura de tu masculinidad,

quiero tocar mientras lames lo que queda entre tus dedos.

Yo también quiero probar…

Apalancarme a tus caderas, elevar mi aprendizaje.

acostúmbrate a escuchar abiertamente lo que desea una mujer, entiende que en el juego somos dos…

Dos en cuerpo y a veces en alma, dos en deseo, dos en pasión, dos que buscan cosas diferentes pero en lasciva conjunción.

Abrázate a mi talante porque quiero hacerte mío.

y de paso… hacerme políglota de la carne a partir de los sabores de tu aguerrida figura…