historias de fémina...

Fiebre…

Puedo sentir el sudor danzando sobre mi espalda,

Combinación detestable de calor y frío,

Vestida a la medida para su enorme abrazo…

Sacudidas y espasmos nada placenteros,

Gemidos dolorosos…

Dientes aplaudiendo incesantes a la asidua pasajera…

Mantas hasta la cabeza,

Surtido de grajeas variadas sobre la mesa…

Sed, dolor en los huesos, desespero, frustración y la falta de un cuando, sin saber de certezas.

Fiebre…

Trajo consigo a sus amigas y amigos, ha defenestrado mi equilibrio, ha mandado mi sonrisa a tomar por culo en compañía de mi buen genio, y mi capacidad para estornudar sin humedecer mi entrepierna…

Fiebre…

La puñetera me tiene presa en la cárcel de mi propia piel, sin derecho a condicional o fianza previa…

Fiebre:

Mañana es viernes y tengo muchas ganas de otro tipo de abrazos, sacudidas excitantes, pastillitas de aire fresco, dormir con menos ropa, menos agua, más vino y el abrazo necesario de mi anhelado amante…

Anuncios
historias de fémina...

Maldito olvido…

Platos vacíos que se niegan a quedar en el olvido,

se niegan a ser sumergidos en la espuma que borrará para siempre, la huella de aquellos manjares compartidos con amor, y que parecen vestirse de olvido…

El tayin de turno con todo el cariño del mundo,

la conquista del amor en la red…

Copas vacías aún húmedas, peleando por no resecarse y quedar en en ese maldito olvido…

Tenedores, cucharas, servilletas de papel, una mesa descompuesta, las sillas trajinadas y aquel sofá naranja aún en la memoria…

Recuerdos luchando por no dejar en ese olvido los sueños allí concebidos…

Sonrisas, carcajadas, lágrimas, llanto, días, noches, amaneceres en duelo y atardeceres a la espera del frescor, para hacer el cigarro en el balcón…

Imágenes luchando por no quedar en ese maldito olvido…

Un querer que se mantiene a pesar de que el orgullo se sostiene,

intentar una llamada, acercarme y resarcir la deuda pendiente,

la deuda que supuso como prioridad la urgencia,

revolcando las buenas intenciones, la verdad, el entendimiento y la honra…

Recuerdos divinos, el sabor de aquellos platos marinados con el vino que se resiste a secarse del todo, para no quedar en el maldito olvido…

A pesar de todo, a pesar de nada, de la nada que de repente se vuelve un remolino de infamia que se torna en tu contra,

La contra que es una indiferencia amarga y dolorosa que se rehusa a sostenerse por si sola…

El amor verdadero, el querer y la amistad, son aún más consistentes.

No hay espuma que deshaga lo que anida un corazón humano…

Lucho a diario contra el maldito olvido, contra el mismo que parece querer apropiarse del todo de nosotras dos…

Poesía

UMAMI!

UMAMI y en altas, asi eres tú.

Han pasado 365 días desde el instante mismo en el que te vi desde aquel balcón.

Te acercaste sorpresivamente y todos los besos que te había prometido se fundieron en uno solo, espontáneo y directo…

Había pasado mucho tiempo y yo necesitaba de alguien como tú…

Me encantaron tus ojos, me enamoraron al instante, son como dos niños adormilados, arrullados por una inmensa paz interior.

Honesto, discreto, de sonrisa encantada, labios pequeños, manos gigantes, pasiones encendidas, amoroso, cálido, infantil, gigante, adulto, anciano, quinceañero, castellano, frío, caliente y circunspecto….

Asi eres tú para mí…

Te amo con locura cuerda, y el tiempo es mi mejor aliado. Estar contigo me hace mejor persona, me completa, me engrandece, me ilusiona…

Te amo con las manos, los ojos, la boca, el corazón y el alma.

Muchas gracias por el consuelo, por los regaños, por el amor, las dulces noches de pasión y por tu inmensa paciencia…

DIVAGANDO

Belleza oculta…

Perdemos el tiempo confiando en lo que deslumbra a nuestros ojos…

Buscamos la belleza en lugares comunes,

olvidamos la búsqueda de lo profundo, dejar de ver para observar con delicadeza…

dejar de mirar el color del oro, para acariciar las frías piedras que soportan nuestro trasegar, ellas son más que algo “muerto”…

Perdemos el tiempo en espacios vacíos…

Mirar de adentro hacia afuera, nos obliga a comprender que hay más que lo bonito de unos ojos pintados…

Poesía

Piel…

Las manos de tus labios acariciando las mías,

el olor de tu aliento empañando los espejos de mis ganas…

Se eriza la piel que habito, e irresistible ante tu mirada me derrito.

No sé cuánto más pueda durar el hechizo angelical, de tu vida sobre la mía,

no sé hasta cuando podremos sostener la habilidad de hablarnos con la mirada misma…

Hacernos el amor en la distancia y desearnos a pesar de cualquier circunstancia,

de maneras diferentes, sin reparos con la perfección de lo imperfecto, con el alma, con los sesos…

Siento el constante palpitar de tu calor entre mi pecho,

vibran mis sentidos cuando estás al asecho, me quedo quieta y a tus encantos, sutilmente inquieta espero…

Piel, pieles que se endulzan como la tuya y la mía, impacientes, ardientes, deseosas, y extremadamente calientes…

Poesía

Florecitas…

Duermes profundamente mientras el descarado insomnio me arrulla, agudiza mis sentidos y acentúa mi enojo; enojo que mantengo a raya paseando por tu cuerpo, contando tus lunares bajo la luz de la diminuta luz blanca, que se posa sobre la mesita a mis espaldas.

De repente… empiezo a ver el sol colándose por la ventana, anunciando que una vez más, me quedé dormida ante el tacto de las florecitas rojas sembradas sobre tu suave piel…

Poesía

Posesión…

Quiero…

Quiero que mueras por mis besos,

quiero que mueras de ganas de  mi.

Quiero que me sueñes cuando sueñas,

quiero que despiertes y me busques, que me digas que soy tu dueña.

Quiero que me digas que me quieres mirándome a los ojos,

quiero tus ganas, tus antojos, tus manos, tus besos y tu arrojo.

Quiero casarme con tus ganas a perpetuidad, quiero el olor constante de las cosas que  me das,

quiero tenerte mío, besarte mío, tener licencia para que me duelas y para que tus besos puedan curarme…

Quiero ser la mujer de tu rabia y de tu risa,

quiero la imperfección y la armonía de tu presencia.

Quiero la libertad de nuestros días,  largas noches de calor y frío, excitación y más de nuestros placeres.

Quiero que esto sea eterno, lo más eterno posible…

Quiero escribirte notas en colores, cantarte viejas canciones, que por mi mueras, morirme por ti,

quiero  que me busques como un niño hambriento a los pezones de su madre…

Te quiero aquí, libre, pero conmigo…

Féminas...

Cráter…

Abro las piernas y espero a que llegues inadvertido… Espero tan fuerte que empiezo a escurrirme copiosamente; tengo un cráter enorme en mi bajo vientre, como si la yugular de  mi entrepierna estuviera sufriendo un ataque despiadado por parte de su peor enemigo…

Deseo tanto verte entrar por esa puerta que tiemblo, es como si el otro lado viniera en mi búsqueda, pero hace calor, el sudor se apodera de mí, estoy atascada en un enorme charco de ganas y desespero libidinoso. Me gusta sentirme asi, sentir que a pesar del paso de los años, no pierdo las ganas de tu roce…

Me masturbo despacio, imagino tu lengua jugueteando tibia con el punto exacto de mis ganas y tiemblo de desbordado placer…

Me gustas, me gusta tenerte, y en tu ausencia imaginarte, me gusta esperarte así, desnuda, dispuesta, húmeda, insaciable y en la postura correcta para ser embestida por tu enorme y rígida existencia…

 

 

Poesía

Somos…

Motas de polvo que danzan en el aire…

Besos regados, manos frías en busca del abrigo del otro…

Ojos bien abiertos en busca del amor, escapando de lo incierto, llorando despedidas, cargados de pasión y desconcierto…

Cuerpos que bailan sin música, alegrando lo que queda de esperanza en los corazones inquietos…

Motas de polvo, pasando inadvertidas, como un amor ignorante ante el anhelo de lo que no conoce, rozando el deseo del otro, amando en silencio y sin reproches…

Somos como motas de polvo, que se escapan al vaivén del caprichoso viento…

Poesía

Suspensión…

Me he quedado colgada entre la vida y la muerte…

Me he quedado esperando que sanen las heridas de mi alma…

He buscado en callejuelas perdidas el olor de tu recuerdo…

Rasguño la madera en la que estoy enterrada, sangran mis manos, sangra mi alma…

Me he quedado colgada entre tu vida y la mía, comiéndome el coco día y noche, oliendo desde lejos la pena…

Manchando mis pasos con el recuerdo de la voz de tu mirada ausente, de tu tintinear complaciente, de tu vida haciendo posible la mia…

Me he quedado como el polvo… vagando y divagando entre la vida y la muerte, en suspensión, con el piloto encendido, aquí, pero en realidad allá…

Féminas...

Certezas…

Han pasado los días y la ausencia consciente sigue doliendo, duele más que ayer…

Ella… ella lo es todo para la armonía de mi existencia, pero… ha sacudido tan fuerte el árbol de mis lealtades, que lo he podado, me he alejado aún sabiendo que nunca le he traicionado, nunca le he mentido, nunca le he fallado…

Certezas que no tengo, certezas que me abalanzan contra la pared de una realidad incierta, apestada de normas y leyes inventadas por los más listos…

No tengo certeza de nada, sólo de mi inmenso amor por ella y de mi desazón sin su desubicada presencia…

Poesía

Hope…

He despertado y ya no estabas, no he sido consciente de tu beso de despedida y me ha hecho falta la recomendación de la mañana…

Me ha sabido a poco este amanecer frío y gris, he visto hielo en las aceras y al parecer los pájaros que ayer quedaban, se han fugado al trópico…

Sigo teniendo la sensación de que tantas hojas caídas, son el reflejo de algo que va a destiempo, quizá el mismo tiempo empieza a hacer lo que al final lo hemos llevado a hacer…

La vida es cada vez más excitante, va despacio pero noto cambios, noto amor en sus gestos y en la manera en que me besa, su sonrisa cada vez es más ligera…

Me ha sabido a poco este frío amanecer, pero como ha vuelto la esperanza, sé que al llegar a casa, me acogerá un cálido abrazo y me besará con sus enormes y suaves manos…