Poesía

Cobardía…

Quédate y recoge despacio lo que gustes,

quédate y llena del olor floral de tu perfume la estancia,

quédate y llámame cobarde por insistir contigo,

quédate y grita mi nombre con rabia,

quédate sin rencor, yo soy incapaz de sentirlo,

Confieso que sin tí no tengo soles,

sin tí no brillan lunas,

sin tí las estrellas enmudecen y se van de largo…

sin tí no hay lluvia que alegre mi jardín.

¿De dónde saldrá la humedad de mis entrañas si te vas?

¿Quién tocará el piano de mis deseos?

¿Quién achicará el agua que inunda mis ganas?

Quédate amor mío,

quédate y deja el miedo,

quédate y afloja el ego,

quédate conmigo y no sin mí,

Porque si te vas, no dejaría de amarte.

No mientas y reconoce la verdad,

reconoce el amor que se te nota,

PD: Quiero que te quedes, pero no moriré sin tí…

Anuncios
Poesía

Hambre…

Tengo dentro la espinita de tu sexo,

tengo dentro el producto de tus ganas,

tengo dentro el deseo que estremece mi libido y me hace santa,

puta,

loca,

pagana.

Tengo dentro el desaforo de los días casi eternos,

de las noches con cuenca en el espejo…

noches de no parar,

Sodoma y gomorra debajo de las mantas,

sudor,

Pasión,

Salivar,

Lluvia tibia y desenfreno.

Poesía

Feromonas…

Mis ojos dan vueltas sobre tu pecho,

cada centímetro de tí, que posee mi memoria está cargado del color de tu mirada,

no puedo fingir no sentir lo que siento,

no puedo evitar exclamar con la risa,

hablar con los ojos, y correr a la velocidad del circular de mi sangre cuando cerca estás…

Eres mi jardín de rosas,

mi arroyo de agua fresca,

mis ganas a voces de lo que cargas oculto, entre pecho y espalda…

Poesía

Amar más…

Saber que al final no soy tan valiente.

Me ha podido tu silencio,

me ha podido el desafío de tus encandilados ojos,

ojos abrazados por el mutismo irónico y retador de tu verbo prominente…

Quedará el recuerdo de habernos hecho deseosos mil veces el amor…

Quedarán las sonrisas desprendidas de todo ego, de toda vergüenza, de toda farsa.

Hasta siempre y para siempre tuya, aquí, allá y cuando muera…

Poesía

Pecado…

Me ha arrancado las medias como una bestia,

Su espíritu sicalíptico se ha apoderado de la habitación.

Gime hambriento,

sumerge su cabeza y se pierde entre mi falda.

Chaperón lujurioso,

amante de besos contagiosos,

secreto a voces de mis pechos,

de mis muslos delicioso goce…

Eterno carnaval de mis amores…

Mi gato sigiloso a la sombra,

amante fiel de mi trastienda,

Mi mensajero incansable de orgasmos y amaneceres a tientas…

Poesía

Encuentro…

Se coló de repente a través del balcón de mi casa,

después de tantas charlas a distancia, urgía el contacto…

Una fantasía previa a la que le había llegado su hora…

su respiración desgarraba mi ropa,

sentía el aire tibio recorrer mi cuerpo,

sus enormes ojos, se fijaron en mis pezones resaltados a través de mi blusa,

Nos fuimos desvistiendo con ansias…

Deslizaba su lengua como una serpiente engullida adentro de mi ombligo,

las contracciones de mi vagina, empezaron a retumbar mi bajo vientre,

Mientras su aliento a tabaco, empezaba a recorrer mi cuello…

Su lengua caminaba temblorosa mi cuerpo erizado,

Yo, respiraba aceleradamente, inhalar y exhalar, no podía pensar…

Su boca empezó a comerse la mía y yo bebía de sus labios.

Las ganas de ese encuentro ya eran mías…

Mis manos jugaban con su falo erecto,

sus dedos se humedecían con los jugos de mis entrañas,

Sentía el vértigo como si estuviera subiendo en un ascensor descontrolado,

sin techo,

el infinito sumergido en la distancia de un placer sin fin…

Sin más preámbulos estaba dentro de mi,

Me hacía poderosa,

Escalaba las montañas de mi agigantada rosa,

nos estábamos comiendo con hambre,

Mojando el pan,

Bebiendo el vino de los cántaros jugosos, en la viña de aquel apasionado encuentro…

Empezaba a sentir la explosión de nuestras ganas…

Al unísono,

él,

yo,

Dos orgasmos,

el deseo hecho carne,

el vapor en las ventanas…

Las sábanas mojadas,

El beso de después…

Su rostro,

mis manos sobre su pecho…

El sutil encanto a su aire

Enorme encanto…

Poesía

UMAMI!

UMAMI y en altas, asi eres tú.

Han pasado 365 días desde el instante mismo en el que te vi desde aquel balcón.

Te acercaste sorpresivamente y todos los besos que te había prometido se fundieron en uno solo, espontáneo y directo…

Había pasado mucho tiempo y yo necesitaba de alguien como tú…

Me encantaron tus ojos, me enamoraron al instante, son como dos niños adormilados, arrullados por una inmensa paz interior.

Honesto, discreto, de sonrisa encantada, labios pequeños, manos gigantes, pasiones encendidas, amoroso, cálido, infantil, gigante, adulto, anciano, quinceañero, castellano, frío, caliente y circunspecto….

Asi eres tú para mí…

Te amo con locura cuerda, y el tiempo es mi mejor aliado. Estar contigo me hace mejor persona, me completa, me engrandece, me ilusiona…

Te amo con las manos, los ojos, la boca, el corazón y el alma.

Muchas gracias por el consuelo, por los regaños, por el amor, las dulces noches de pasión y por tu inmensa paciencia…

Poesía

Piel…

Las manos de tus labios acariciando las mías,

el olor de tu aliento empañando los espejos de mis ganas…

Se eriza la piel que habito, e irresistible ante tu mirada me derrito.

No sé cuánto más pueda durar el hechizo angelical, de tu vida sobre la mía,

no sé hasta cuando podremos sostener la habilidad de hablarnos con la mirada misma…

Hacernos el amor en la distancia y desearnos a pesar de cualquier circunstancia,

de maneras diferentes, sin reparos con la perfección de lo imperfecto, con el alma, con los sesos…

Siento el constante palpitar de tu calor entre mi pecho,

vibran mis sentidos cuando estás al asecho, me quedo quieta y a tus encantos, sutilmente inquieta espero…

Piel, pieles que se endulzan como la tuya y la mía, impacientes, ardientes, deseosas, y extremadamente calientes…

Poesía

Florecitas…

Duermes profundamente mientras el descarado insomnio me arrulla, agudiza mis sentidos y acentúa mi enojo; enojo que mantengo a raya paseando por tu cuerpo, contando tus lunares bajo la luz de la diminuta luz blanca, que se posa sobre la mesita a mis espaldas.

De repente… empiezo a ver el sol colándose por la ventana, anunciando que una vez más, me quedé dormida ante el tacto de las florecitas rojas sembradas sobre tu suave piel…

Poesía

Posesión…

Quiero…

Quiero que mueras por mis besos,

quiero que mueras de ganas de  mi.

Quiero que me sueñes cuando sueñas,

quiero que despiertes y me busques, que me digas que soy tu dueña.

Quiero que me digas que me quieres mirándome a los ojos,

quiero tus ganas, tus antojos, tus manos, tus besos y tu arrojo.

Quiero casarme con tus ganas a perpetuidad, quiero el olor constante de las cosas que  me das,

quiero tenerte mío, besarte mío, tener licencia para que me duelas y para que tus besos puedan curarme…

Quiero ser la mujer de tu rabia y de tu risa,

quiero la imperfección y la armonía de tu presencia.

Quiero la libertad de nuestros días,  largas noches de calor y frío, excitación y más de nuestros placeres.

Quiero que esto sea eterno, lo más eterno posible…

Quiero escribirte notas en colores, cantarte viejas canciones, que por mi mueras, morirme por ti,

quiero  que me busques como un niño hambriento a los pezones de su madre…

Te quiero aquí, libre, pero conmigo…

Poesía

Somos…

Motas de polvo que danzan en el aire…

Besos regados, manos frías en busca del abrigo del otro…

Ojos bien abiertos en busca del amor, escapando de lo incierto, llorando despedidas, cargados de pasión y desconcierto…

Cuerpos que bailan sin música, alegrando lo que queda de esperanza en los corazones inquietos…

Motas de polvo, pasando inadvertidas, como un amor ignorante ante el anhelo de lo que no conoce, rozando el deseo del otro, amando en silencio y sin reproches…

Somos como motas de polvo, que se escapan al vaivén del caprichoso viento…

Poesía

Suspensión…

Me he quedado colgada entre la vida y la muerte…

Me he quedado esperando que sanen las heridas de mi alma…

He buscado en callejuelas perdidas el olor de tu recuerdo…

Rasguño la madera en la que estoy enterrada, sangran mis manos, sangra mi alma…

Me he quedado colgada entre tu vida y la mía, comiéndome el coco día y noche, oliendo desde lejos la pena…

Manchando mis pasos con el recuerdo de la voz de tu mirada ausente, de tu tintinear complaciente, de tu vida haciendo posible la mia…

Me he quedado como el polvo… vagando y divagando entre la vida y la muerte, en suspensión, con el piloto encendido, aquí, pero en realidad allá…

Poesía

Hope…

He despertado y ya no estabas, no he sido consciente de tu beso de despedida y me ha hecho falta la recomendación de la mañana…

Me ha sabido a poco este amanecer frío y gris, he visto hielo en las aceras y al parecer los pájaros que ayer quedaban, se han fugado al trópico…

Sigo teniendo la sensación de que tantas hojas caídas, son el reflejo de algo que va a destiempo, quizá el mismo tiempo empieza a hacer lo que al final lo hemos llevado a hacer…

La vida es cada vez más excitante, va despacio pero noto cambios, noto amor en sus gestos y en la manera en que me besa, su sonrisa cada vez es más ligera…

Me ha sabido a poco este frío amanecer, pero como ha vuelto la esperanza, sé que al llegar a casa, me acogerá un cálido abrazo y me besará con sus enormes y suaves manos…

Poesía

Aire…

Esta noche ella se va a sentar a la mesa de sus ganas y comerá lo que le antoja, será libre, será ella, será feliz…

Esta noche se irá de marcha, y  comerá ese postre que ha esquivado siempre…

Esta noche la mujer de ojos grandes y tacones que tocan al cielo,  bajará a tierra, comerá hamburguesas, lamerá sus dedos y reirá a carcajadas…

Esta noche ella está abierta a un polvo de verdad, sin facturas ni plus que cobrar…

Esta noche va camino de la gloria con un hombre real, no lleva corbata, no paga con tarjetas de crédito, ni quedan cheques por cobrar…

Esta noche quiere libertad, chupitos de hierbabuena y libertad; nada reservado, nada de caviar…

Poesía

Osadía…

Amárrate a mis manos y deja que mis dedos acaricien tu pelo…

Acuéstate en la cama de mis deseos para abrigarte con la manta de mis labios…

Bajemos de prisa la escalera del tiempo y ganemos segundos a su vera…

Armémonos de valor para no pensar en mañana, dejemos que sean nuestros gemidos los que amenicen el baile de nuestras arrebatadas ganas…

Hagamos el amor como jovenzuelos, ahora que hay fuerzas, ahora que podemos…

 

 

 

Poesía

Ganas de mi…

Debajo de mis uñas aun tengo tu piel…

El sudor de nuestros cuerpos ha impregnado las sábanas…

Tu perfume sigue reflejado en mi garganta como el dulce de miel virgen

Mi sexo no cesa de brotar…

Es un manantial de agua viva…

Un ciervo que brama…

Un mar de sensaciones que se transforman en un sentimiento nuevo…

Ganas de mí cuando estoy contigo…