Poesía

Life…

Sucede mi vida entre estas cuatro paredes,

vivo con cada una de sus grietas,

ellas conocen mi divagar diario.

Esta es mi casa,

el hogar de mi vana existencia,

secreto a voces,

lágrimas y reproches,

Conmigo, vivo conmigo.

…Y con esto,

con esto que es cada vez más yo,

más realidad,

más profundo,

más vida…

Anuncios
Poesía

Cobardía…

Quédate y recoge despacio lo que gustes,

quédate y llena del olor floral de tu perfume la estancia,

quédate y llámame cobarde por insistir contigo,

quédate y grita mi nombre con rabia,

quédate sin rencor, yo soy incapaz de sentirlo,

Confieso que sin tí no tengo soles,

sin tí no brillan lunas,

sin tí las estrellas enmudecen y se van de largo…

sin tí no hay lluvia que alegre mi jardín.

¿De dónde saldrá la humedad de mis entrañas si te vas?

¿Quién tocará el piano de mis deseos?

¿Quién achicará el agua que inunda mis ganas?

Quédate amor mío,

quédate y deja el miedo,

quédate y afloja el ego,

quédate conmigo y no sin mí,

Porque si te vas, no dejaría de amarte.

No mientas y reconoce la verdad,

reconoce el amor que se te nota,

PD: Quiero que te quedes, pero no moriré sin tí…

Poesía

Hambre…

Tengo dentro la espinita de tu sexo,

tengo dentro el producto de tus ganas,

tengo dentro el deseo que estremece mi libido y me hace santa,

puta,

loca,

pagana.

Tengo dentro el desaforo de los días casi eternos,

de las noches con cuenca en el espejo…

noches de no parar,

Sodoma y gomorra debajo de las mantas,

sudor,

Pasión,

Salivar,

Lluvia tibia y desenfreno.

Féminas...

Again and again…

Tantas veces amor…

Tantas veces me he sentido agobiada por el mundo,

Tantas veces amor mío…

Tantas veces me has dado de tí,

obligándome a aferrarme a la vida,

Tantas veces amor…

He bebido de los labios de la sed,

muerta de sed,

He comido de las manos del hambre,

muerta de hambre,

he soñado con fantasmas,

estando entre fantasmas…

Aferrada,

esperanzada,

Agarrada a un clavo ardiendo,

desgarrada hasta la piel,

sangrando…

Han sido tantas veces que ya dejé de contarlas,

has amamantado mis ganas,

Has sacudido el árbol de mi fruto maduro,

Has probado de la miel de mis ocasos,

He sentido tu lengua relamiendo mis pedazos,

Mientras tanto yo…

Vivo gracias a tu gracia…

Excitada y mojada,

evadiendo a mi suerte…

Dando las gracias por ser producto de la gracia,

de la gracia de un Dios.

Un Dios que me hace pensar en bendiciones,

un Dios que me mantiene a su antojo, lejos de la estúpida e inesperada desgracia…

Mientras tanto yo…

Sigo dejándome llevar al por el viento que sopla, y no sopla nada…

Gracias vida,

Gracias por tanto, y por esa nada que me embarga y que evado por instantes…

Féminas...

¿Existo y luego qué?

Nada es lo que parece,

no hay motivos para confiar.

Nada es lo que parece,

tampoco para desconfiar…

Somos como la arena,

vamos arrullados por las olas,

sentados, hasta que nos arrastra a su antojo y nos manda a rascar los dedos de algún ilusionado…

Nada es lo que parece,

No hay motivos para nada,

somos como motas de polvo,

Llevados por el viento hacia ninguna parte.

No hay motivos para nada,

no hay razón para nada,

para nada que no sea estar.

Estar aquí,

estar allá,

habitando la piel que nos protege,

sintiendo,

queriendo,

amando más y enamorándonos menos…

Como granos de arena,

como motas en el viento,

Mividos,

divagando con o sin sentido.

Con las bragas mojadas,

con la entrepierna erecta,

o quizá con las pasiones muertas,

con las ganas agitadas…

Nada es lo que parece.

¿Adictos a la vida?

¿Ilusionados del amor?

¿ávidos de sexo?

Nada es lo que parece…

Poesía

Feromonas…

Mis ojos dan vueltas sobre tu pecho,

cada centímetro de tí, que posee mi memoria está cargado del color de tu mirada,

no puedo fingir no sentir lo que siento,

no puedo evitar exclamar con la risa,

hablar con los ojos, y correr a la velocidad del circular de mi sangre cuando cerca estás…

Eres mi jardín de rosas,

mi arroyo de agua fresca,

mis ganas a voces de lo que cargas oculto, entre pecho y espalda…

Poesía

Amar más…

Saber que al final no soy tan valiente.

Me ha podido tu silencio,

me ha podido el desafío de tus encandilados ojos,

ojos abrazados por el mutismo irónico y retador de tu verbo prominente…

Quedará el recuerdo de habernos hecho deseosos mil veces el amor…

Quedarán las sonrisas desprendidas de todo ego, de toda vergüenza, de toda farsa.

Hasta siempre y para siempre tuya, aquí, allá y cuando muera…

Poesía

Pecado…

Me ha arrancado las medias como una bestia,

Su espíritu sicalíptico se ha apoderado de la habitación.

Gime hambriento,

sumerge su cabeza y se pierde entre mi falda.

Chaperón lujurioso,

amante de besos contagiosos,

secreto a voces de mis pechos,

de mis muslos delicioso goce…

Eterno carnaval de mis amores…

Mi gato sigiloso a la sombra,

amante fiel de mi trastienda,

Mi mensajero incansable de orgasmos y amaneceres a tientas…

Poesía

Encuentro…

Se coló de repente a través del balcón de mi casa,

después de tantas charlas a distancia, urgía el contacto…

Una fantasía previa a la que le había llegado su hora…

su respiración desgarraba mi ropa,

sentía el aire tibio recorrer mi cuerpo,

sus enormes ojos, se fijaron en mis pezones resaltados a través de mi blusa,

Nos fuimos desvistiendo con ansias…

Deslizaba su lengua como una serpiente engullida adentro de mi ombligo,

las contracciones de mi vagina, empezaron a retumbar mi bajo vientre,

Mientras su aliento a tabaco, empezaba a recorrer mi cuello…

Su lengua caminaba temblorosa mi cuerpo erizado,

Yo, respiraba aceleradamente, inhalar y exhalar, no podía pensar…

Su boca empezó a comerse la mía y yo bebía de sus labios.

Las ganas de ese encuentro ya eran mías…

Mis manos jugaban con su falo erecto,

sus dedos se humedecían con los jugos de mis entrañas,

Sentía el vértigo como si estuviera subiendo en un ascensor descontrolado,

sin techo,

el infinito sumergido en la distancia de un placer sin fin…

Sin más preámbulos estaba dentro de mi,

Me hacía poderosa,

Escalaba las montañas de mi agigantada rosa,

nos estábamos comiendo con hambre,

Mojando el pan,

Bebiendo el vino de los cántaros jugosos, en la viña de aquel apasionado encuentro…

Empezaba a sentir la explosión de nuestras ganas…

Al unísono,

él,

yo,

Dos orgasmos,

el deseo hecho carne,

el vapor en las ventanas…

Las sábanas mojadas,

El beso de después…

Su rostro,

mis manos sobre su pecho…

El sutil encanto a su aire

Enorme encanto…

historias de fémina...

Make-up…

Acabo de pintarle los labios a mi alma,

me he perfumado el corazón y ahora me visto de piel…

Humecto su esencia con crema de almendras,

la acaricio suavemente,

deslizo las manos por entre mis pechos mientras me miro al espejo.

La piel que habito se hace grande, a veces a mil, otras veces despacio y sin ruido,

La piel que habito es mi casa,

También es la de él,

Entra fuerte, se viene arriba,

enciende todas las luces,

Calienta el invierno,

se pasea emocionado por entre sus jardines,

recoge el fruto de la siembra del día,

Cocina,

Hace llover…

saborea luego sus jugosas viandas y se recorre rincón a rincón la estancia.

Rato después, se sienta en el enorme sofá, mirando hacia el cielo lleno de luna,

respira profundo y sonríe gustoso como si estuviera sólo…

Pero…

Detrás de ese gesto… Se encuentra mi piel…

historias de fémina...

Casi un soneto…

Tu desnudez es tan tierna, pálida, dulce, varonil, excitante y libidinosa.

Las líneas que definen la edad en tu piel, son como el camino hacia el molino de Gormaz.

Cada casita una historia, cada huerto una alegría, tragedia, melancolía, resistencia, añoranza, resiliencia y en lo alto, la interminable belleza.

Tu sonrisa es mi alegría,

Tus abrazos mi aliciente,

Tus labios mi ruta, mi mecha, mi desenfreno, mi emoliente.

Tu desnudez es tan tierna como una rosa en eterno febrero,

una taza de té con miel en invierno,

un arcoiris después de la tormenta,

refugio,

orgasmo,

abril,

mi Sicilia en verano,

el aliciente de mi piel,

amparo,

desenfreno,

mi llegada a puerto, mi descanso, mi sol en primavera,

mi atardecer sonriente…