historias de fémina...

Reflexiones cachondas II…

“Terapia anti-vírica para días de encierro forzoso”

“No sólo de pan vive el hombre“….

Escribo a partir de la imagen de esa enorme caja de madera vacía, y que ante mis ojos se posa detrás de un cristal que rechina de limpio. La caja de repente se torna mujer, una mujer de ojos negros profundos, totalmente desnuda y con las piernas abiertas de par en par, hambrienta de ganas. Cierro los ojos e imagino su voz, esa mirada y ese cuerpo que van más allá del susurro rompen la aparente tranquilidad de mi cuerpo en cuarentena, e irrumpen traviesas en mis pensamientos. De repente me encuentro recostada en mi cama, acariciando mi vulva que empieza a humedecerse producto de un roce que se va calentando de a poco; empiezo a sentir la revolución de mis latidos y se me calienta la cara, lo noto. Masturbarme empieza a gustarme más, esa enorme caja hecha mujer se ha convertido en el reflejo fiel de un subconsciente anegado y discreto, que por estos días se mantiene distante del pensamiento sucesivo de deseos carnales no materializados, pero ahora empieza a florecer. No me detengo y voy más allá… abro el cajón a mi izquierda y saco abruptamente a mi compañero de revoluciones obscenas para que me provea de esa alegría que consciente y hasta este punto empieza a hacerme falta…

Media hora después todo se ha consumado, la necesidad desaparece detrás de tres de orgasmos casi celestiales en compañía de la caja libidinosa, aquello no era más que mi necesidad de liberar la presión sexual vírica que me acompaña desde hace días…

El deseo no cesa, y la necesidad debe suplirse como a bien podamos, porque en situaciones extremas, las soluciones inesperadas son las mejores…

18 comentarios sobre “Reflexiones cachondas II…

  1. He tenido que esperar la hora adecuada para sumergirme en tu relato. Me sentí como la espuma en una copa de champagne. Subiendo y bajando por el deleite de deseos como si fuera a celebrar el extasis increíble de un orgasmo que van reventar mis sentidos. La magia que viene cargada tu imaginación, es infinita. Tan necesaria para hacer despertar la pasión dormida. Para entrar en materia, uno tiene el aliciente que la serie de fotos a ambos lados, los pezones nos apuntan directamente a los labios. Así cualquier se va derritiendo mientras te leen. Feliz. Noche. Manuel

    Le gusta a 1 persona

    1. Tú que me ves con buenos ojos Manuel. Me gusta saber que encuentras cada noche un tiempito para colarte por la espuma que sale de esta enorme copa de versos! Gracias por tu incondicional lectura, por el cariño y por la compañía, para mi tu presencia es un tesoro invaluable.

      Le gusta a 1 persona

  2. No se pùede negar que tienes una imaginación bárbara. A partir de la caja, que yo usé para torturar a un pobre vampiro, tú has hecho una idolatría del placer. 😜
    Felicidades por el relato.
    👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻
    😍😍😍😍😍

    Le gusta a 2 personas

      1. No hay nada que agradecer. La idea era tuya. 😊
        En días como estos es cuando más rienda suelta hay que darle a las cosas que nos gustan. Aligera y alimenta la mente. 😉
        Tienes abiertas de par en par las puertas de todos los retos. 😍😍 😍

        Le gusta a 1 persona

  3. El conocimiento del propio cuerpo es básico. Y el disfrute ajustado a la necesidad de cada momento, es esencial tanto en cuarentena como sin ella. Y en nuestro caso, de los hombres, según dicen estudios médicos, la masturbación es beneficiosa como prevención en temas de próstata. ¿Puede pedirse algo más? 😉

    Le gusta a 3 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s