Poesía

Clitoriano y vaginal.

Esto es como un tsunami,

una explosión que combina calor y frío.

Más clitoriano que nunca,

en la cima de un todo luminoso,

en donde el umbral del placer no tiene límites,

Sí, el placer femenino no tiene límites.

Siempre hay más, y si se quiere ese más hay que pedirlo. Él no tiene por qué saberlo.

Te invito a recorrer sus iluminados parajes,

esa cosa que cabalga nuestro cuerpo de pies a cabeza,

absorta y entregada como un animal a su presa,

esa soy yo,

esa eres tú,

mujer,

seducida por tanto y a veces incompleta.

Siento sus manos recorriéndome,

su lengua estremeciendo mi clítoris, besando mi alma,

su miembro taladrando luego mis entrañas como si no hubiera un mañana.

Escrutinio vaginal acuoso, seductor, profundo y viril.

Intuyo su presencia, abogo por la ilusión y la esperanza de un encuentro que ensalce estas ganas.

Más de ese placer que tengo el derecho a darme, instruyendo su deseo,

enseñándole el camino hacia la fuente de mis espasmos erotizados,

Son mis manos, mi boca, y mi imaginación las mejores aliadas para él.

Mi cuerpo mío,

mi alma mía,

Lasciva y punzante teoría de pasiones compartidas contigo, y contigo también…

Sensación de gemidos intensos que salen de lo más profundo de la carne.

Un juego a dos, o a cuatro manos…

Un mapa impreso en los susurros de la feminidad consciente y excitada de lo que se desea, y sólo se dice a puerta cerrada…

9 comentarios sobre “Clitoriano y vaginal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s