Poesía

“Adiós Nonino…”

Poema catorce de la serie “Queriendo a un extraño…”

Las supersticiones encalladas en mi extensa genealogía, se han hecho realidad.

No estoy triste, no podría estarlo porque te amé, no me enamoré, te amé.

Esa única noche me entregué dejándome sorprender por la osadía de mi tauro,

ese toro que hoy, es más toro que nunca,

más mujer que nunca, más insaciable que nunca, y más fluida que el aire que entra ahora por mi ventana.

Te amé,

y si hay retorno volveré a amarte.

dejo abiertas las puertas y ventanas de esta casa para cuando quieras regresar, pero toca antes de entrar.

La lealtad durará como he dicho antes, hasta que mi cuerpo vuelva a ser motivado por alguna energía que logre como tú, penetrar hasta la vida que no he empezado a vivir,

si yo fuera Neruda:

“Me gusta cuando callas porque estás como ausente”

Te dejo ir,

Tu ausencia asusta y a veces me intimida.

Me gusta lo silente, pero ha sido demasiado,

mi cuerpo te ama locamente, te ama tanto que no para de trinar, pero es comprensivo y entiende sin remordimientos que todo ha quedado en el pasado.

Te ha amado desde el instante justo en el que te escuchó hablar, pero el amor de esta raza todo lo puede.

No pasa nada, ya hemos crecido, enamorándonos menos y amando más.

Buen viento y buena mar Stranger,

celebro tu silencio con un bandoneón robado al son del gran Piazzolla.

Deseándote suerte.

Buen viento y buena mar surcando otras olas, comiendo de otra boca, y sobretodo, amando.

8 comentarios sobre ““Adiós Nonino…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s