historias de fémina...

Make-up…

Acabo de pintarle los labios a mi alma,

me he perfumado el corazón y ahora me visto de piel…

Humecto su esencia con crema de almendras,

la acaricio suavemente,

deslizo las manos por entre mis pechos mientras me miro al espejo.

La piel que habito se hace grande, a veces a mil, otras veces despacio y sin ruido,

La piel que habito es mi casa,

También es la de él,

Entra fuerte, se viene arriba,

enciende todas las luces,

Calienta el invierno,

se pasea emocionado por entre sus jardines,

recoge el fruto de la siembra del día,

Cocina,

Hace llover…

saborea luego sus jugosas viandas y se recorre rincón a rincón la estancia.

Rato después, se sienta en el enorme sofá, mirando hacia el cielo lleno de luna,

respira profundo y sonríe gustoso como si estuviera sólo…

Pero…

Detrás de ese gesto… Se encuentra mi piel…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s