historias de fémina...

Tetillas de monja…

Querido LoPau:

Te escribo esta misiva con dulce tristeza. Intuyo que cuando a tus manos llegue el regalo, ya aquellas tetas, estarán escurridas como las de la vieja gitana de ojos verdes, que me enseñó a maldecir. Ya no me atrevo a mirar al rincón en donde generosamente me las ha dejado el Umami, con una nota al pie resaltada y en altas que reza:

AQUÍ TE DEJO LA BOLSA Y LAS COSAS QUE TE TIENES QUE LLEVAR. NO SE TE OLVIDE LA MANTEQUILLA

Afortunadamente es invierno, los comestibles se mantienen y la mantequilla está intacta…

PD: Me preocupa que al final, les lleguen tetillas de monja muerta y lagartos momificados…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s