Poesía

Igual que ayer…

  Suspiro mientras me miras…

De repente me imagino contigo, enrollada entre sábanas de seda blanca, a la luz de muchas velas rojas…

En ese justo instante me apetece un beso, pero supongo, la timidez, a pesar del tiempo transcurrido entre tú y yo, hace que me mantenga en ese “saber estar”, que un par de horas después, se convertía en la manifestación de amor pasional más primitiva de todas…

No dejas de gustarme…

No dejas de generar en mí, aquellas cosas de la primera cita, aquellas ganas, aquel dulzor que me atrae tanto de ti…

No dejas de hacerme sentir mujer, una mujer que se ilumina sólo con una mirada de las tuyas…

Una mujer que pide y recibe de tu roce, la dosis justa de locura, del más sensato de los amores…

Aspiro a la madurez con tu sonrisa de consorte…

Me gusta ir contando en silencio nuestros pasos, mientras tu voz arrulla en calma mi andar pendenciero sujeta siempre de tus enormes manos…

Quédate conmigo, resiste lo que más puedas a la “sombra” del deshojado árbol, de esta vida, en la que sólo puedo ofrecerte amor y explosiones de un carácter a veces intransigente, a veces sensible, a veces inerte…

No dejas de gustarme, no dejan de gustarme tus ojos, no deja de gustarme tu boca, no dejas de gustarme tú FEM

Anuncios

2 comentarios sobre “Igual que ayer…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s