Poesía

Te espero…

La distancia entre los dos se abraza fuerte a mi cintura…

La falta de respirarte bajo el mismo cielo, empieza hacer de mí, sólo ganas…

Pienso en el destino que nos ha traído hacia el mismo camino, como judíos errantes, en busca de una nada sorpresiva y deslumbrante…

Estaba escrito así, necesitarte y de tí no querer separarme…

La cabeza me juega pasadas que me hacen ser la mujer de la que siempre me he escabullido, por instantes, sólo escucho tu ruido…

Has logrado meterte debajo de tanta divagación y locura, para hacer de este montón de nervios, un profundo y sereno respirar…

Mis ganas reposan sobre tu piedra, debajo del árbol de dulce fruto, que nace de la cosecha del amor que brota de tus tiernos labios…

He firmado otra sentencia de largas esperas y de ausencias ansiosas, al pie del visillo, a la espera de tu olor y del particular sonido de tus pasos; acompañada por el humo de un cigarro y una copa de vino blanco…

Eres la cruz sobre la que reposan los pecados de mi carne…

Eres el dulce purgatorio en donde se derrite mi esencia para convertirse en el canto que se lleva el aire…

Eres el vino que mis ganas envenena…

Eres el agua que merma mi sed y refresca el hervor de mis venas…

La distancia entre los dos se abraza a mi cintura y yo la dejo…

Soy sal, pimienta,  viento, fuego, canción, lamento y pena…

Las distancia entre los dos se abraza a mí cintura, susurrando a mi oído:

“Yo también te quiero” Umami FEM…

Anuncios

Un comentario sobre “Te espero…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s