Poesía

Reflexiones cachondas I…

Dedicado a Umami.

Me he sentado a la luz de una vela con una  taza humeante de té de jengibre, dicen que hace milagros; yo ya le he pedido el mío…

He empezado a imaginarme cosas dulces, de esas que se quedan pegadas al paladar y a las que es inevitable pasarle la lengua…

Hablo conmigo misma de esto que tengo contigo, si, de tí y de mi…

Todo parece tener sentido, cuando en mi imaginario junto tu cuerpo con el mío…

De repente, surgen cosas bellas que trascienden lo humano, para convertirse en magia, una magia que no se frena…

Una magia que vestida de rojo y con los pezones al aire, busca instintivamente un olor que se parezca a tí…

Una magia que reflexiona cachonda con la inevitable sensación que gotea sólo con imaginar tu lengua, en función del paladar de mi vulva en llamas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s