historias de f茅mina...

Conversaciones con el maestro.

Procuro expresar mi sentir en todo lo que me mueve; no soy nada sin pasi贸n. Leo, escribo y estoy en constante deconstrucci贸n, afinando el instinto que se me ha dado, intuyendo para bien o para mal.

Jeffrey Abe Pans, es un referente para m铆; se lo manifest茅 desde el instante mismo en el que el universo me dio la oportunidad de cruzar palabra con 茅l. Le leo y le releo con respeto, admiraci贸n y cari帽o. A pesar de su juventud, la consciencia de lo que vislumbra su discurso, su mirada abiertamente feminista, y la proyecci贸n de su representaci贸n como Afrodescendiente, tanto en el activismo emergente, como en el vanguardista Espa帽ol, va en crescendo. ‘El maestro’ como cari帽osamente le llamo, trae consigo calma y la reconciliaci贸n, con el sustento que da la historia, con la palabra escrita para dejar huella y no dejar de hacer uso de todos los recursos a su alcance; gritando en favor de los derechos de la racializaci贸n universal.

No es un secreto que en medio de la tormenta de diferencias que por momentos parecen irreconciliables, y que se centran solo en el color de la piel, la procedencia y la visi贸n eurocentrista de millones de almas que nos ven como el enemigo, las emociones se desatan. 驴Poco tiene que ver el erotismo con el activismo antirracista verdad? 隆pues no隆. Te invito a conocer m谩s de lo que nos motiva a escribir. Este domingo 20 de septiembre, a las 19:00 horas, a trav茅s de Instagram. Hablaremos de dos obras totalmente distintas pero igualmente pasionales: ‘Cuando somos el enemigo’@jeffreyabepans聽y ‘Umami’ Un coraz贸n erotizado, erotismoenguardia21 nacen de un sentir profundo, a partir de dos orillas que parecen no tener no tener nada en com煤n; plenamente convencidos de que convergen en nuestra piel, y al interior de nuestra raza. Este encuentro es la manifestaci贸n de emociones combativas, reivindicativas, y muy v铆vidas. !No te lo pierdas隆

Poes铆a

Arrabalera

Viene del sur de esos encantos con olor a deseo.

Va embutida en algo que nadie logra descifrar.

A los pies de los caballos de una suerte puta.

Vendi茅ndose sin saberlo de esquina en esquina,

con la espalda mojada, y el coraz贸n reseco.

El cantar de sus caderas,

la estridencia de su andar.

Lleva el sello de la resiliencia tachado en la l铆nea negra de sus ojos,

macera entre aguardiente sus pasos, con la entrepierna casi al descubierto.

Y su melena sacudiendo la terquedad del humo del cigarro que va quedando atr谩s.

No la puedes poseer si ella no te lo pide.

Sus polvos no son baratos,

dicen que con ellos a m谩s de uno ha matado鈥

Si le tocas el alma con la fibra de tu canto ser谩 tuya para siempre, al m贸dico precio de un cigarro y algo de pan鈥

se mueve como nadie, eso dicen.

Un viaje de ida y vuelta a ninguna parte que se conozca鈥

poseedora de un co帽o ardiente,

eso dicen鈥

La llaman arrabalera.

Muchos piensan que est谩 loca,

grita cuando quiere, y si quiere llorar, llora鈥

Arrabalera sin due帽o, sin ley, sin auxilio ni socorro.

Desde su piltra ra铆da invoca en sus plegarias a la esquiva muerte,

se escuchan a trav茅s de la ventana sus rezos como en romer铆a.

Arrabalera valiente,

bala perdida, chucha caliente鈥

Poes铆a

Lunares

Ese vestido rojo marcando su silueta,

el reflejo a trav茅s del velo que separa una estancia de otra.

Caballeros con ojos sedientos,

 anhelando la revelaci贸n del show de los jueves.

Est谩 a punto de salir a escena la m谩s sensual de todas,

 la doncella rebelde.

La que en su interior sigue esperando al pr铆ncipe azul, que libere su existencia de las fauces de un animal que la devora a noches鈥

La bestia incansable que lleva consigo, y que va cargando paciente con las estrellas de hierro de sus muchos cielos.

Extinguiendo a las hadas de lo malo.

Las va matando una a una,

sin miramientos, sin defensa, sin pudor.

Ha tenido tantas vidas como lunares su vestido.

Ha empalmado a tantos que la cuenta es imposible de llevar.

Cada vez que surca las olas de aquel escenario, su barco atraca en puerto desconocido,

y a pesar de ser el mismo espect谩culo, las olas de su mar son impredecibles.

Los jueves se come diferente,

se vale repetir, y eso les gusta a sus m谩s veteranos comensales鈥

 Hombres que se crecen con la idea de que ella volver谩 a poseerlos.

Se abre el tel贸n:

聽Los aplausos traspasan, agrietando las paredes, acrecentando su ansiedad y el brillo de su estar.

Es su momento,

el 煤nico momento en el que su cuerpo se desprende por completo de la carne, trayendo consigo el sublime orgasmo de lo que se ve y no se toca.

Baila鈥

Baila y el tablao ruge.

La madera alaba sus pasos que con autoridad se hacen eco de toda ella.

El p煤blico hipnotizado la sigue mientras se derrite el hielo de sus copas.

Nada m谩s bello que su mirada perdida en alg煤n lugar profundo, tan profundo como el movimiento de sus manos.

Carga el cante de la vieja guitarra con sus pesares, atray茅ndola de vuelta antes del final de la funci贸n.

Ba帽谩ndola en los sudores que caen desde su frente acariciando su espalda.

Marinando el previo de otra noche entre las paredes de aquel embrujado y perverso cuchitril.

Abri茅ndola en canal,

empapando los lunares de su imponente bata de cola,

desnudando su alma.

Alebrestando sus ganas,

se帽alando a su ombligo,

arrugando otro poco su cansado coraz贸n鈥

historias de f茅mina...

驴Qu茅 ser谩 del ma帽ana?

MasticadoresEros

Photo by Oliver Sju00f6stru00f6m on Pexels.com

Masticadores Eros acaba de cumplir cuatro meses de su re-apertura a mi cargo; bajo la supervisi贸n, desde luego, del maravilloso Juan Re Crivello y con la ayuda de mi amado 鈥楿mami鈥. He dicho maravilloso, porque Juan, lo es; un hombre con su visi贸n, no puede ser otra cosa. Tengo la convicci贸n de que debo decirle a las personas lo que representan para mi, y eso hago a diario, darles las gracias por abrazarme con su presencia.El que me conoce sabe que soy amiga de mis amigos y enemiga de mis enemigos, por decirlo de alguna manera. Mi coraz贸n no sabe odiar, pero ha aprendido a distanciarse de lo que duele, aunque duela separarse de ello.

Asum铆 la responsabilidad de editar este blog habiendo aprendido con creces que la peor diligencia es la que no se hace; fue entonces cuando fui consciente de la鈥

Ver la entrada original 956 palabras m谩s

historias de f茅mina...

Ya tienes tu ‘Umami’

Poes铆a er贸tica para un verano at铆pico. Adquiere el tuyo en: https://www.diversidadliteraria.com/

鈥楿mami鈥聽es amor, es la pasi贸n que siento y que me produce el hombre con el que comparto esta parte de mi vida.聽鈥楿mami鈥櫬tambi茅n es producto de conversaciones repentinas con amigas c贸mplices, lo que me dej贸 la imagen de una flor, y que me inspir贸. El reflejo de los ojos de una hermosa mujer en el vag贸n de un tren, las emociones que me transitan, y que me puede hacer sentir cualquiera de ustedes.聽鈥楿mami聽es la reivindicaci贸n de f茅minas erotizadas.聽鈥楿mami聽es el resultado del amor que siento por las mujeres de mi vida, que son todas las del mundo. Como dijo聽Tiriri: “驴qui茅n soy yo para negar amor?” Amando m谩s y enamor谩ndome menos.聽!鈥橴mami鈥 somos todos!聽

Esta antolog铆a ha sido editada por Diversidad Literaria, en Madrid, Espa帽a.

Quinny Mart铆nez Hern谩ndez.


historias de f茅mina...

AVanza

Pecho ardiente…

Erguidos reciben el man谩 que del cielo cae.
Mantienen su guardia expectantes.

 Mirando firmes hacia adelante.
Armas de destrucci贸n masiva.

Libres, femeninos, independientes.
Sin贸nimo de vida y vanidad.
Derrotero de lujuria y desenfreno.
Miel, vinagre y sal…
Punto rojo.
Plaza de ardores.

Fiestas e inolvidables paseos… 

Fotograf铆a tomada de: Pinterest

historias de f茅mina...

SIente

Caminito de rosas, ombligo del mundo…
Rambla privilegio de diosas terrenales.

Mujeres poderosas.
Matin茅, imaginario de se帽oritos v铆rgenes…
Frescor en verano.

Fuego de invierno.
Punto rojo.

聽Paisaje de adoquines florales: negro, p煤rpura, verde y…azul casi cielo…

Imagen tomada de Instagram en: BE A PUSSY|VULVA ART

historias de f茅mina...

REconoce

驴Y qu茅 decir de las curvas que envuelven la silueta de una m谩quina perfecta…?

Colores, olores, sabores tan 煤nicos como deliciosos:
Negras.

Blancas.

Mestizas.

Firmes, lacias.

Conformes e inconformes.
Todas dotadas de esta sensibilidad,

materia prima del tan ansiado placer.
Deseo,

sue帽os.

Fantas铆as chorreando, corriendo aceleradas a trav茅s de la innegable belleza que anida detr谩s de esos preciosos ojos…
Punto rojo de mis secretos y los tuyos…

Imagen tomada de Instagram en: BE A PUSSY|VULVA ART

historias de f茅mina...

EXplora

驴Te das cuenta?
Toda t煤鈥
Toda yo…
Un campo minado de deseos.
Terminaciones nerviosas en busca de goce.
Placeres ocultos a la espera de tus manos.
Eres arte…
Encuentra tu punto rojo, deja de excusarte.
Explora el placer oculto debajo de tu piel.
Sacude.
Huele.
Siente.
Vive.
Con贸cete.

驴Los hombres…?
Ellos no saben de la misa la mitad…

Imagen tomada de Instagram en: BE A PUSSY|VULVA ART

INVITADO

Otra postal desde el infierno 6

Mientras hojeaba delicadamente la libreta, Marcela oy贸 el timbre del caracol de Jon谩s por segunda vez en la noche. Detuvo la lectura superficial para fijarse en sus expresiones faciales y sus ademanes durante su charla, que se redujo al 鈥淓nterado鈥 que contest贸 inmediatamente antes de colgar. Lo vio acercarse a ella y preguntarle 鈥溌緼lgo interesante?鈥. [鈥

Otra postal desde el infierno 6
historias de f茅mina...

G茅minis – Espa帽a.

Viernes de agosto con G茅minis en #MasticadoresEros 鈾

MasticadoresEros

Fotograf铆a archivo personal G茅minis.

鈥淐re茅 mi blog hace poco m谩s de un a帽o, era por conservar mis publicaciones en alg煤n sitio para que las vieran otras personas. Para opinar, divertirse leyendo o dando su punto de vista. Creo que las cr铆ticas son aceptables para mejorarse m谩s.鈥

Euforia

En puertas de lo prohibido, meto la mano sacra inventado mil excusas. As铆, oscilante muere en mi cama aqu茅l aguerrido hombre de mirada intensa.

Poseo en delirios el universo y sus estrellas, el t贸tem de sus brazos jal谩ndome fuerte, abrazando mis mareas, yaciendo en mi cama hasta que yo lo venza.

Y no lo am茅, s贸lo a ratos, a cortos plazos, en el momento del cl铆max, tambi茅n en varios orgasmos. 鈾

Suele hablarse de 鈥渆scritores tard铆os鈥 personalmente, como mujer, aprendiz de escritora, bloguera y cuarentona, tengo claro que las prisas no son buenas, y que nada pasa antes de tiempo. Me lanc茅鈥

Ver la entrada original 624 palabras m谩s

Poes铆a

Pisando el cielo.

La sensualidad de los latidos que sobrepasan la imagen fija de su piel es penetrante,

su arte embelesa.

Entiendo poco de muchas cosas, pero su sensualidad es innegable,

atrajo el fervor de mi imaginario.

El poder de su mirada, sus gestos, la ambig眉edad de sus motivos…

Piel de 茅bano, sutileza encandilada que motiva mi libido extasiada,

me apetece la miel que abraza los cabellos que sostienen su creaci贸n.

Amo el color de su piel, hermana ancestral de la m铆a.

He reconvertido su imagen en la motivaci贸n de estos versos, me lo hab铆a prometido.

Poderosa mujer.

Incandescente, indomable, diferente.

Imposible no pisar con el olor se su perfume el cielo…

Due帽a de cada uno de sus gestos,

dominatriz de sus deseos, sumisi贸n inteligente.

Gobernanta nata, exploradora de los fuegos de su propia carne.

Solo el roce de su mirada bastar谩 para sanarnos…

Poes铆a

Fuego de agosto.

Ac茅rcate,

mi pecho desnudo te espera.

Ac茅rcate a mi cara, mi boca ensangrentada te espera.

Acerca tus manos al fuego que convertido en sudor baja apresurado por el camino de mi vientre.

bebe de mi ombligo como fuego en agosto.

huele…

Huele como suben los vapores acabados de salir de mis bajos m谩s profundos…

No entiendo c贸mo puedes provocarme tantas cosas cuando me gustan tantos, y de tantos recibo lo que me gusta…

Pero t煤, t煤 eres diferente.

T煤, y yo…

Somos masoquistas, presos de esta adicci贸n org谩smica que no entiende de putadas.

Somos dependientes de este privilegio obsceno de tenernos llueva, truene o relampaguee.

Tu lengua me sabe diferente y a mi sexo le gusta esa miel que amarga.

Ac茅rcate m谩s, ya me conoces…

No pierdas el tiempo mirando c贸mo mis pezones se elevan, cuando tengo el cl铆toris a reventar.

Deseando que derrumbes las puertas de este calor imperdible que se me ha clavado en la espalda, el dolor que nunca me deja…

T煤 eres eso…

Eres el que aparece inadvertido, me apu帽ala y se roba toda mi humedad…

Siempre; lo tuyo no es de esta tierra…

Siempre caigo en las garras de tu aliento, y me reviento gustosa sobre las paredes de tu verga de hierro fundido…

Sacudiendo mis extra帽as por encima de mis guturales gemidos.

Abri茅ndome en canal para dar paso a tanta lluvia perversa.

Con el aplauso insaciable de nuestros cuerpos enrojecidos…

No pierdas el tiempo: come, bebe…

La mesa est谩 servida…

historias de f茅mina...

Entrevista con: “Mbaterry”.

!Celebrando nuestra raza隆

MasticadoresEros

Fotograf铆a: Archivo personal 鈥楳baterry鈥

Para cerrar este mes de julio en torno a la celebraci贸n del D铆a de la Mujer Afrodescendiente, tambi茅n conocido como聽D铆a Internacional de la mujer Afrolatina, Afrocaribe帽a y de la Di谩spora, Masticadores Eros, despide su serie 鈥楧esde mi ombligo鈥, con una invitada que no tiene pelos en la lengua. Una mujer que prefiere no decir cu谩ntos a帽os tiene porque lo considera un asunto intocable y hasta jocoso. Una mujer negra de pies a cabeza, con una prosa po茅tica de la cual se sorprende a diario, porque seg煤n ella, no es consciente de la repercusi贸n de su l铆rica, esa que fluye desde su interior como r铆os de agua viva. Consciente de sus realidades y con una visi贸n poco hegem贸nica de las cosas que suceden en su entorno, se bate a diario entre su trabajo y su arte. Lleg贸 a Espa帽a, desde Guinea ecuatorial a鈥

Ver la entrada original 2.519 palabras m谩s

INVITADO

Ninfoman铆a – Fanny Santiago.

!Deseo irreversible隆

MasticadoresEros

Fotograf铆a: https://blogdefannysantiago.wordpress.com/

A quien interese:

Reservo mi nombre, ll谩mame como quieras, te doy permiso. Al son que me toquen bailo, pero b谩ileme usted bien; siempre y cuando no haya faltas de respeto. Quiero s贸lo si quiero, no soy una mujer f谩cil, lo que s铆 soy, es una mujer ardiente, perversa, y鈥 siempre tengo 鈥渉ambre鈥︹

Me defino como pasionalmente intensa. Expreso las cosas como las siento, y me gusta hacer realidad mis fantas铆as. Disfruto del sexo salvaje y resistirme a un buen encuentro es casi imposible; observar a mi interlocutor carnal para posteriormente describir mi experiencia, y ver c贸mo se elevan en sus pensamientos. Ser deseada, disfrutar del tiempo segundo a segundo, mientras est谩n dentro de m铆; verlos saborear lo h煤medo, c谩lido y estrecho de mi vulva. Locura es sentir lo potente de sus erecciones en el fondo de mi vagina, y dentro de mi ano.聽 Si pudiera hacer de鈥

Ver la entrada original 396 palabras m谩s

historias de f茅mina...

Entrevista: Gabriella 鈥淣uru鈥 Bita Rankovic

Gabriella 鈥淣uru鈥 Bita Rankovic, naci贸 en Espa帽a el 5 de septiembre de 1994, una virgo en toda regla: estudiosa, detallista, servicial, colaborativa, un poco esc茅ptica; pero, sobre todo, creativa, amante de su arte y orgullosa defensora de su raza. Una mujer hermosa, por dentro y por fuera. Tuve la oportunidad de escucharla leer su poes铆a [鈥

Entrevista: Gabriella 鈥淣uru鈥 Bita Rankovic
historias de f茅mina...·Poes铆a

Mi patria soy yo.

Despellejas mi existencia se帽al谩ndome con los pies.

Ese es el impulso previo de lo que te pide tu coraz贸n “blanquecino”

Maltratas a mi madre, a la madre de mi madre, a la madre de la madre de mi madre; maltratas la PATRIA que dio ox铆geno a mi primer llanto.

S铆, yo tambi茅n tengo PATRIA.

La llevo conmigo adonde vaya, corre por mis venas, hace latir mi coraz贸n y da brillo a mi piel.

Mi PATRIA es esa que dej茅 atr谩s buscando florecer cogida de tu mano, aprendiendo de ti, ense帽谩ndote acerca de mi…

MI PATRIA son mis hermanos nacidos aqu铆, a los que miras con asco, a los que infringes rechazo.

Mi PATRIA soy yo.

Mi PATRIA es el suelo que ahora piso.

Mi PATRIA son estos labios carnosos que acompa帽an la voz que no deja de gritarte cuando escupes tu odio sobre mi…

Mi PATRIA son estos ojos negros, verdes, azules, grises, marrones, 谩mbar, que se encaran descarados con los tuyos, cuando me miran con ese desprecio que no entiendo…

Mi PATRIA es esta nariz que a diario olfatea lo podrido de una realidad que apesta a rabia,

al miedo que emanas,

al ego铆smo que me profesas,

al dolor que dices te estoy provocando…

Mi PATRIA son las manos que recogen la fruta que te comes,

las que cuidan de tu madre y de tu abuela,

las que limpian tu casa y la de tu vecino,

a las que les niegas un asiento en cualquier parte.

Mis manos, las mismas que amasan a diario el pan que me da fuerza para seguir caminando.

Pan que me he ganado con el sudor de mi frente, otra cosa que no entiendo 驴por qu茅 me acusas de hab茅rtelo robado?

Mi PATRIA es este cuerpo entero, de pies a cabeza.

MI PATRIA es esta silla que me sostiene,

son los zapatos que calzo,

es mi dignidad, mi lucha, mi orgullo.

Mi PATRIA es el hermano al que durmiendo le has prendido fuego,

al que no has devuelto el saludo, al que criticas por su pelo.

MI PATRIA es el negro que deseas te empotre para calmar la sed de tu sexo, alimentado por una creencia machista y descarada.

Mi PATRIA es la mujer a la que explotan, negocio al que contribuyes con el hambre de tus impulsos corruptos.

Mi PATRIA es esa negra a la que miras con rebote.

Mi PATRIA es m谩s que todo esto.

Mi PATRIA canta.

Mi PATRIA llora.

Mi PATRIA siente.

Mi Patria son todas las cosas que desconoces de m铆, de 茅l, y de ella…

Mi PATRIA es el sentimiento que te devuelvo con una sonrisa, mientras t煤 me dices negro de mierda, y te envuelves en el odio que me tienes sin siquiera conocerme…

Mi PATRIA est谩 agotada,

pero ma帽ana, a pesar de ti… seguir谩 luchando.

Poes铆a

Ignorante y sutil.

Quisiera sentarme a la luz de estas velas para siempre,

perpetuando el instante en el que me has mirado de aquella manera…

Quisiera estar atada al cord贸n de tus latidos, comer contigo perdices y probar a ser felices.

Ba帽arme en tus sudores que llueven como el agua de r铆o.

Hacerte una casita en el fondo de mi ombligo.

Sumergirme en el oleaje de lo que llevas en silencio, que compartamos el cigarro de despu茅s de follar…

Me he sentado a escribirte,

no te imaginas cuantas cosas se me ocurren con solo invocar tu nombre, con s贸lo olerte por las ma帽anas…

Quisiera sentarme desnuda en tu regazo mientras chupo tus dedos,

quisiera acostarme contigo para siempre,

pegarme de tus labios sin retorno y tu sangre probar.

Tengo las manos mojadas, huelen a t铆.

Huelen al sexo de anoche, y al de la noche de antes de anoche, y al de antes de la noche de antes de anoche…

Quisiera enrollarme en tu cintura, cabalgar con tus caderas el asfalto de estas calles a las que envidio por tenerte m谩s que yo…

Quisiera fueras real para dejar de imaginarte.

Deshacerme entre tu llanto y recorrer tu hermoso rostro.

De verdad, t煤 no te imaginas qui茅n soy…

Porque aunque yo quisiera, no he sido capaz de hablarte de esa otra yo, la de adentro.

La que escribe notas que luego rompe en pedacitos que va regando en un jard铆n de tinta muerta.

La mujer cuyas ganas desean tu nombre desde el d铆a en que vuestras miradas se cruzaron…

Besos al atardecer,

hacer juntos uno, dos, tres caf茅s.

alinearme contigo para dejar de padecer la angustia del desconocimiento…

Poes铆a

Aciago placer.

La oscuridad de su alma lo engulle,

siempre la ha amado, y, a pesar de cualquier cosa, siempre la amar谩.

Algo le corroe por dentro, lo sabe, hoy lo ha notado en su voz.

Sus labios han dejado de vestir el rojo que tanto le gusta.

La manera en la que respira es diferente.

Ya no le motiva el verano, hace mucho que no le mira a los ojos,

hace mucho tiempo ha dejado de hacerlo.

Pero la oscuridad de su alma le engulle, y nunca se detiene, revelando la debilidad que por sus huesos 茅l siente.

S铆, el sonido de su voz es 煤nico,

es consciente de que si volviera a escucharla como antes, no dudar铆a en correr detr谩s de ella.

Podr铆a dejarlo todo, perder la cabeza, la raz贸n y hasta su propia piel.

Pero a煤n queda una cosa, a煤n hay algo de esperanza:

cuando hacen el amor se transforma, es como si algo en ella se rompiera.

Quita las capas de toda esa parquedad, para convertirse en una mujer violenta, ambiciosa y codiciosa…

Hacer el amor con ella es resucitar para luego morir lentamente… y volver a empezar, sumido en el infausto que la viste…

historias de f茅mina...

Entrevista con: Cacoethes Scribendi.

Una serie de entrevistas con mucho coraz贸n. D茅janos tus opiniones.

MasticadoresEros

Fotograf铆a: archivo personal Cacoethes Scribendi

En Masticadores tenemos el compromiso de visibilizar el arte de escribir en sus muchos g茅neros, ofreciendo una ventana a trav茅s de la cual se escuchen las voces de nuestros colaboradores e invitados, con sus particularidades, y estilos tan diversos.

En el marco de la celebraci贸n del D铆a internacional dela mujer Afrodescendiente, Afrolatina, Afrocaribe帽a y de la Di谩spora; homenajeamos y damos visibilidad a mujeres racializadas que desde sus espacios m谩s 铆ntimos, se manifiestan en contra de la desigualdad que se vive a diario en la lucha constante por la igualdad , y ese malentendido 鈥渟er de鈥. Hoy les presentamos a: Cacoethes Scribendi, una mujer de los 80鈥檚 con una resiliencia creativa magn铆fica, que comparte con gusto, y con la satisfacci贸n del deber cumplido su parecer acerca de la actual situaci贸n de las mujeres racializadas en Espa帽a. Orgullosa de esa obligaci贸n que鈥

Ver la entrada original 2.724 palabras m谩s

INVITADO

La Noche De Placeres, parte I – Adri谩n Dar铆o.

MasticadoresEros

Fotograf铆a de:https://doingthewalk.com/

Los due帽os de la casa mayor han organizado durante d茅cadas, 鈥楲a Noche de Placeres鈥 un encuentro de almas libres, enamoradas de la sensualidad del cuerpo; encuentros en los que el sexo se conjuga con el deseo para hacer posibles fantas铆as que se llevan en secreto, en todo caso, para vivir sin ataduras la lujuria que les habita. Durante esa noche los anfitriones agasajan a los invitados con fuentes llenas de frutas ex贸ticas, sabrosos manjares y exquisitos chocolates. Particularmente, hac铆a poco que hab铆a vuelto a la ciudad de un largo viaje, y como la gran celebraci贸n se avecinaba, decid铆 conservar mis energ铆as para el festejo. Ansiaba la cercan铆a de una mujer; hac铆a meses que carec铆a de ese tipo de encuentro, y por fin dar铆a lugar a todos mis deseos contenidos.

Recuerdo haber llegado a la casona; la antesala estaba iluminada por velas en lujosos candelabros, hombres y鈥

Ver la entrada original 954 palabras m谩s

historias de f茅mina...·Poes铆a

!Me importo隆

El tiempo ha sido necesario,

ahora me importo, me importo m谩s que ayer,

ahora y aqu铆, desde el ombligo de la di谩spora todo me importa con m谩s fuerza.

Ahora me miro al espejo y no me comparo.

No hay nada m谩s bello que adentrarme en la ra铆z de mi esencia negra,

no hay nada m谩s bonito que la canci贸n de cuna negra, zigzagueando en mi cabeza con el timbre de voz de mis muchas madres…

Me han insultado,

me han encasillado, y hasta de puta por mis versos me han tildado…

Eso ya no me importa, porque yo me importo.

Me importo negra,

con el pelo alborotado,

Me importo negra,

con la sonrisa estridente,

Me importo negra,

con la saz贸n de mis comidas, y la pasi贸n distinta que late entre mi pecho y espalda.

La l贸gica de esta sociedad no tiene sentido,

te va dejando marcas que se transforman en heridas de guerra,

mi cuerpo es sin贸nimo de eso, y mi memoria ha fabricado una coraza de carne y hueso a煤n m谩s potente,

se apoya en la fuerza de mi voz y de mis letras.

Soy mujer, negra, 煤nica como cada uno de los que respiramos este cielo,

soy mujer, negra, bella redundante y resiliente.

Soy mujer, negra, no me da verg眉enza la particularidad de mis rasgos los elevo a la potencia de lo excelso,

me regodeo en mis creencias, en la fuerza de mi sexo, en el golpe de mis caderas y en la val铆a de mi g茅nero atronador.

soy mujer, negra.

orgullosamente negra,

incapaz de mirarte a la cintura cuando puedo mirarte a los ojos, y decirte que, entre t煤 y yo, no hay ninguno por encima del otro…

Soy mujer, negra, y mi historia me precede, como a t铆 la tuya.

Baja tus armas, cesa tu fuego, y yo, dejar茅 de defenderme…

Poes铆a

Miles.

He perdido la cuenta,

pero llevo noches acost谩ndome con 茅l,

abrazada a su aliento y a su cadencia,

recobrando entre sus brazos la esencia de mi ira, y el hervor de mi sangre temblorosa,

olvid谩ndome del dolor,

sumergida en el dulzor del suyo, y deshaci茅ndome de los nudos de mis penas.

Me gusta cuando s煤bitamente eleva el sonido de sus notas para meterse con m谩s precisi贸n debajo de la piel que habito.

El sabor de su presencia trae despu茅s de un rato, la imperceptible intervenci贸n de la calma.

Paso de un calor extremo a la comodidad que emerge del susurro de su aire,

me arrulla tray茅ndome de vuelta a la m谩s tierna infancia, contagi谩ndome de una emoci贸n sagrada.

Le escucho con los ojos cerrados mientras me acaricia despacio,

con la certeza de que desprenderme de 茅l no est谩 entre mis planes.

Se regocija entonces la herencia que nos une, y que contrasta con la emoci贸n m谩s sublime de todas,

invadiendo mi carne de orgasmos at铆picos, iluminados con el color de su piel negra azabache.

No me canso porque 茅l es bello, y liviano como una gota de sereno,

no me canso porque se acomoda a mi deseo,

porque es perfecto y me seduce de maneras inimaginables.

No me canso porque es tan azul como el cielo, e inunda mi respirar de armon铆as profundamente embrujadoras.

Llevo noches y m谩s noches acumulando horas a su vera, y la verdad es que contra todo pron贸stico, no me canso y… quiero m谩s…

Poes铆a

Alebresrada

Indecente, desafiante y maldita

nost谩lgica de momentos perfumados con el aliento de borracheras celestes.

Sigo contando estrellas sumergidas en copas de c贸cteles de colores, bailando como cubitos de hielo en ardiente verano.

Me rindo

dejo la opulencia de lo decente y regreso al prost铆bulo de un respirar m谩s holgado

furcia, l煤brica de mi inagotable aspiraci贸n.

Ma帽ana ser谩 el primer d铆a de mi vida.

Pasear茅 desnuda a trav茅s de esta selva de humedales proscritos, desafiando creencias infundadas.

Caminar茅 con los pechos enfermos de amor propio.

Lucir茅 el negro de mi piel bajo la mirada de indecentes recatados a la fuerza, ri茅ndome con ellos, mientras ellos se r铆en de mi.

Sin verg眉enza alguna, siendo yo misma, otra vez…

Poes铆a

Ins铆pido dulzor.

Me quedar茅 aqu铆, sentada en el rinc贸n predilecto de la gente como yo, el rinc贸n de las que apuestan y pierden hasta el alma.

Jugar al rojo del amor no me funciona

pierdo, tarde o temprano pierdo; en este momento lo m谩s sensato es volver al negro, nadie conoce las profundidades del negro tanto como yo.

La oscuridad es privilegio de unos cuantos desgraciados, y yo encabezo los listados de la desdicha a dos velas…

Voy a esperar lo que me queda de tiempo en esta casa, con la paciencia de un ni帽o inquieto, y con la incertidumbre de no saber hacia d贸nde me lleva la vida.

Maldigo la sensaci贸n de impotencia de mi cuerpo cautivo de esta herida que no cierra.

Caminos sin retorno

amores caducados

sentimientos contrariados.

El amor se esfuma como la espuma del mar

reposando luego sobre la arena de la orilla, meciendo con mimo los boleros de su falda.

Me com铆 el pastel de la ilusi贸n a trozos y sin respiro, desesperada, pensando en los ardores de aquellas sensaciones como el agradable roce de una exacerbada pasi贸n.

Los sentires de la carne han atravesado las fronteras del dulce padecimiento

el ineludible dolor se pega, como mosca cojonera a mi sexo embadurnado de una miel decr茅pita e ins铆pida…

mis labios posan quebrados como jardines deprimidos.

Estos jardines que antes albergaban variedad de flores son ahora un mejunje de agua hedionda.

el amor se acaba, y este hilo rojo nos ha jugado una mala pasada.

Al llegar a este extremo se le han abierto las puntas, atravesando mi pecho, devolvi茅ndome al oscuro callej贸n de mi subversiva existencia…

Poes铆a

Aluvial.

Ya no volver茅 a sentir lo que de t铆 quedaba dentro de mi

se me han quitado las ganas de todo

llevo d铆as sin que me toque el agua y mi sexo parece no haberlo notado, desprende un olor a primavera.

El aluvial de emociones contradictorias que se ha acumulado a las puertas de mis entra帽as es desconcertante

todo es dolor.

Estoy esperando a que por obra y gracia del esp铆ritu santo se desvanezca porque yo sola no puedo

tus restos me los ha arrebatado el destino, como quien le arrebata un dulce a un ni帽o en medio de un festival de caramelos…

Te siento en la distancia, te me vas de a poco y no lo soporto.

No lo soporto porque era lo que de t铆 me quedaba

estabas prendada de mi aliento, y ya no…

El sabor a calostro constante en mi paladar se esfum贸…

Ahora s贸lo me quedan fuerzas para nada, y nada m谩s que nada…

He puesto tranca con fuerza a puertas y ventanas, para salvar lo que queda de tu palpitar dentro de este cuerpo atrofiado el mayor tiempo posible…

Ahora voy a intentar cerrar los ojos para olvidar que me est谩 doliendo

Con los ojos abiertos me parece que el dolor se burla de la sarta de calmantes que me dan…

Tambi茅n se est谩 mofando del del coraje est茅ril con el que le encara mi mirada disoluta.

historias de f茅mina...

鈥楧esde Mi Ombligo鈥

El pr贸ximo 25 de julio, celebramos el D铆a de la Mujer Afrodescendiente, tambi茅n conocido como D铆a Internacional de la mujer Afrolatina, Afrocaribe帽a y de la Di谩spora; d铆a en que se conmemora el Primer Encuentro de Mujeres Afrocaribe帽as, Afrolatinas y de la Di谩spora en el a帽o de 1992 en Santo Domingo, Rep煤blica Dominicana. Por este motivo, durante todos los [鈥

鈥楧esde Mi Ombligo鈥
Poes铆a

Ap贸stoles de la carne.

Tenencia, de adentro hacia afuera

Vives recostado en las entra帽as de mi pecho descubierto, mientras yo jugueteo en los charcos que llueven de tu sangre

festejando a cada instante en el frescor tard铆o del verano a la sombra de tus venas

Nos tenemos y regresa lo bueno

se borra lo malo, dejando de lado el pensamiento,

dejando en blanco el cuaderno de los halagos,

enviando a la hoguera los reproches del pasado que es hace solo un segundo…

esculcas cada latido tallando en ellos nuestros nombres, mientras mi yo m谩s cobarde intenta la huida suicida del maldito miedo; pero es solo un instante…

Abro entonces la ventana del auxilio, y me aferro a la belleza de tu escrutinio, mandando a la mierda mis temores; am谩ndote, cag谩ndome en t铆, volvi茅ndote a amar…

Ah铆 es cuando decides salir abruptamente para volver a penetrarme, esta vez desde afuera, conjurando mis quejidos.

Vas por delante

me tomas entre tus brazos machos d谩ndole pu帽aladas de carne y hueso a mi aliento, hasta dejarlo profundamente dormido…

Y as铆… entre mis mis sue帽os, casi consciente, viene a m铆 la par谩bola del cuerpo consagrado a los pecados de este tollo almibarado, santificando nuestros alientos…

Fotograf铆a tomada de Pinterest

Poes铆a

Ambiciones.

Placer

hervidero de amaneceres encendidos

cuna de hombres y mujeres en remojo constante

salmuera rosa y vino blanco, maridaje ocasional a s谩bana puesta…

El tintinear de los atrapasue帽os apostados a los cuatro costados de esta casa sin techo, se queda con los suspiros desesperados de quienes la habitan.

Somos producto del alimento l铆quido de la carne

un oc茅ano de sensaciones infestado de tiburones sin dientes a los que tambi茅n les han cortado las aletas

sufren sumergidos en el limbo del desastre y la ira…

Deseamos lo inalcanzable

el calor nos obliga a una desnudez avergonzada, porque lo nuestro nos sigue pareciendo una miseria.

Vemos en el espejo el reflejo est茅ril de una mentira disfrazada de colores

anhelos fosforescentes tejidos en colchas de piedra.

Nos pesa la vida

nos pesan estos sexos cargados de caricias no dadas, de penetraciones inconclusas, o, con el sello de lo ef铆mero

nos cuesta amar amando.

Nos cuesta reconocer que nos faltan dedos en las manos para contar la frustraci贸n que nos embarga.

Me he sentado hablar con ella, s铆, con la mujer de la casa de al lado, se fumaba un cigarrillo mientras yo buscaba el frescor de la tarde, ella es imponente, altiva, guapa, pero de mirada triste…

Tiene tantas ganas de follarse al que en ocasiones le saluda, al mismo con el que hab铆a estado coqueteando semanas antes y durante los primeros d铆as de la hecatombe viral.

Lleva tantas ganas

lleva tanto fuego reprimido que el antojo le ha hecho olvidar al que lleva meses metido en el congelador

a ese que muere lentamente en la parte trasera de su infeliz vagina… ambiciones, s贸lo eso… ambiciones…

Poes铆a

La suerte est谩 echada.

Ra铆ces laber铆nticas

entre tu y yo, como en un manglar

entre la tierra y el mar

entre tu orgasmo y el m铆o

entre tu cielo y mi infierno

la suerte est谩 echada.

No hay poder que mueva mi barco de la orilla de tu recuerdo imp煤dico, por ahora…

algo masoca si soy.

No hay canci贸n que no suene a los chasquidos de nuestros cuerpos en movimiento copulante

revelando la fragancia obscena de dos sexos bajo fuego.

No hay d铆a en el que no anhele tenerte fijado en mis pupilas como el rojo a la sangre.

Me masturbo con el olor de tu perfume a煤n sobre mi almohada

alimento mi necesidad con las sobras de aquella cama.

Quiero tenerte entre mis labios para luego tragarte entero…

matarte despu茅s de haberte matado…

Fotograf铆a de: Antonio Caro Escobar

https://antoncaes.com/

MICRONOLATO

Destilando.

Relaciones tenues, intereses impl铆citos que ninguno dice en voz alta, no es necesario. La noche a煤n es joven, y se han empezado a descorchar las botellas del fr铆o champ谩n que no falta en ninguno de los encuentros.

Las gemelas Rold谩n, fueron las primeras en llegar; desde que se constituy贸 el grupo de almas iridiscentes en torno a la fusi贸n de locas pasiones, nunca han faltado a este particular evento, les va la marcha. Al fondo retra铆do y casi distante, Marcus, un italiano al que por encima no se le nota el fuego; detr谩s de su look desali帽ado, la barba y los diminutos espejuelos hay mucho m谩s que indiferencia, las que le conocen dicen que est谩 muy bien dotado. Y no pod铆an faltar la guinda del pastel de la lujuria, los “hermanos” Mellier, que en realidad no lo son, as铆 se llama la empresa de utensilios de cocina que dirigen; desde j贸venes se han mantenido unidos, tanto para los negocios como para las travesuras. Adri谩n, Jessica y Lucas, traen consigo la inventiva nata de la perversi贸n carnal, y las ganas de seguir experimentando. Seis corazones que se confunden entre el selecto grupo que hace parte de las bacanales de octubre, del club Q’s. Seis personalidades que han sido seleccionadas sin conocerse, para hacer parte del ring m谩s exclusivo de la org铆a de exhibici贸n, en la noche m谩s importante de los adeptos al mundo swinger. En la ciudad de R铆os Ardientes, capital de la libertad, en el pa铆s de las delicias, la cosa est谩 que arde…

Los aspirantes a Duques de la Lujuria de este octubre no se conocen, pero s铆 distinguen el mundo en el que se mueven. La selecci贸n ha sido hecha al azar a trav茅s de la base de datos de los que libremente se han inscrito a la org铆a y, a decir verdad, todos se mantienen expectantes. Les gusta el sexo, son amantes de la promiscuidad, y est谩n dispuestos a darlo todo para vencer y convencer. De ellos depende que los 100 invitados a la gala queden desnudos al final de la noche, se motiven a jugar, gasten dinero, y disfruten en libertad de lo que all铆 se oferta. En Q’s nadie ve m谩s all谩 de sus deseos, al final de la velada habr谩 seres m谩s o menos contentos, contentos del todo, y los que ni fu, ni fa. Pero cuando todo termine, y salgan por la puerta principal, la experiencia habr谩 quedado atr谩s…

Faltan 45 minutos para el espect谩culo, y los seleccionados son llamados al camerino a trav茅s de un artilugio vibrador con las indicaciones pertinentes. A cada uno le es asignada una azafata que les gu铆a hacia un relajante ba帽o de espuma previamente preparado, del que salen revitalizados, perfumados, y con la piel dispuesta para el juego. Las reglas est谩n claras, los preservativos dispuestos, y la palabra de seguridad de la noche es: “agua”.

El reloj marca la una en punto de la madrugada, suena la campana y los candidatos a duques del ring de la lujuria, salen de uno en uno, totalmente desnudos y con el rostro cubierto por una m谩scara de distinto color, cuerpos tan diversos como febriles. El inmenso sal贸n a media luz est谩 rodeado por los ojos de los asistentes que empiezan a susurrar sus primeras impresiones. La voz invisible detr谩s del conteo da el arranque, empieza el juego. Las gemelas no esperan y se vuelcan en conjunto hacia Marcus, sus manos empiezan a enrollarse; pronto los seis desconocidos se juntan para reconocer el olor de sus cuerpos, las feromonas empiezan a hacer lo suyo. La m煤sica de fondo es lenta, y as铆 de lentos son los movimientos de los seis, cuya coreograf铆a fluye de manera natural. Dos mujeres competitivas, y que ven con naturalidad el juego sexual en el que est谩n inmersas, no abandonan el liderato. Se acercan al cristal masturbando sus vulvas, mientras Jessica, la otra mujer del grupo, las observa sucumbiendo a la tentaci贸n de unirse al espect谩culo que fluye cada vez con m谩s fuerza, por los cauces de una basta y exacerbada pasi贸n. La m煤sica va en aumento, los compases de lo que ahora est谩 sonando, hacen que la selecci贸n natural haga de las tres espont谩neas parejas del ring algo vanidoso, exclusivo, delicioso de escuchar, y estimulante para los ojos de los que dentro de la audiencia, no se resisten a tocarse y a empezar a escoger con quien interactuar.

El ring se pone a煤n m谩s candente. Los cuerpos se confunden, y, la necesidad de verse totalmente desnudos hace que las m谩scaras desaparezcan. Las cosas fluyen de un lado y de otro. De entre el p煤blico los gemidos empiezan a emerger gradualmente, y a estas alturas en el ring, es dif铆cil distinguir qui茅n posee a qui茅n… La m煤sica sigue creciendo, por la misma v铆a va la sensaci贸n de placer, vaho en el ambiente; es inevitable como espectadora, no fijarme en la manera c贸mo las personas dentro del gran sal贸n rozan sus cuepors entre s铆. En la lona est谩n todos sumergidos en el otro; se han enrollado tanto que la posici贸n en la que se encuentran es dif铆cil de descifrar. Penes erectos, vulvas chorreantes, lenguas en fiesta loca, pentraci贸n, susurros, gemidos, chillidos, y miradas que se cruzan…

Ha estallado el aire, todos est谩n copulando al un铆sono, los sonidos elevan los sentidos, las almas supuran incontenibles a trav茅s de la piel, tiembla el suelo, huele a sexo, huele a lujuria, huele a deseo y, desde esta parte del palco en el que me encuentro, es imposible no caer en la tentaci贸n. Lamo t铆mida mis dedos despu茅s de acariciar mi h煤meda vagina. De repente, a mis espaldas, un desconocido aprieta mis pechos tan fuerte que es imposible no estallar en un grito absorto de deseo, me abraza y no lucho contra ello. Recorre mi cuerpo con sus enormes manos, 谩speras quiz谩 por una rutina que desconozco. Mientras besa y muerde mi cuello, levanta mi falda y me apoya en un 谩ngulo m谩s inclinado sobre la barandilla del palco, se deshace de mi ropa interior, mete sus manos, nota mi humedad mientras incontenible le pido que me penetre; no he soportado la presi贸n de la locura lasciva desatada en aquel lugar. Gimo mientras el desconocido me penetra imbatible, sin quitar la vista del cuadril谩tero, mi cuerpo se fusiona con el todo de ese instante; siento su pene en mi garganta pero quiero m谩s, no es suficiente, me encanta la sensaci贸n de sentirme embestida con poder铆o. Palabras soeces, gritos, la m煤sica no para en su escalada, las paredes parecen abrazarnos, muchas almas en un s贸lo latir. Y de repente, en una escala al un铆sono, y como si estuviera previamente coordinado, llegan los orgasmos. Es un todos contra todos, es el David del deseo, contra el Goliat del no resistirse, los lamentos de placer no se pueden contener; hombres y mujeres prescindiendo de lo que les queda de ropa, anclados al calor de sus miembros y vulvas erectas, escurri茅ndose por entre la piel, estridencia, placer, una liturgia carnal llena de rezos lujuriosos. Llego yo, llega quien me posee, llega el ring, llega la ovaci贸n de la carne. Se escucha la respiraci贸n de uno y de otro, una corta calma, llega el aplauso. Los aspirantes ser谩n coronados, lo han logrado: habemus duques, habemus pasi贸n para un rato largo…

Fotograf铆a tomada de: Pinterest