Poesía

Make up by Quinny Martínez

Gobblers / Masticadores

I just painted my soul’s lips,

I have scented my heart and now I get within my skin, moisturizing his essence with almond cream, I caress her gently,

I slide my hands between my breasts while looking at myself in the mirror.

The skin I inhabit becoming large, some days fast and furiously, some others slowly and without noise,

The skin I inhabit is my home, it is also his, he became strong, tight and full of lust, taking constant care of my desires,

When he is here I turn on all the lights, making a great blessing of my existence,

Happiness is warming the winter, and he, he walks excitedly through my gardens, gathering the fruits of the sowing of the day,

Cooking spicy, making a rainbow with an uncolored straw,

Juicy savors, tasty hands, running around, searching for places inside of me like an orphan calf.

Afterwards, he…

Ver la entrada original 37 palabras más

INVITADO

Dilemmas of an immigrant by Quinny Martínez

Gobblers / Masticadores

Not all the immigration stories have a beautiful start, or a great ending, hope is the only way to transform frustration and keep fighting.

A few days ago, as the new year started, sitting inside a bar with a friend, immigrant also, expressing my feelings about my life, and reviewing situations. I am a journalist, i came to this country six years ago, with my suitcases full of hope and trying to better my incomes, to cover the needs of my family; it was a difficult moment for me, but I decided to try, and when I try, I set all my eggs inside this basket, wanted to reach the goal of having a better life, regardless of hard work, just needed an opportunity, knowing it wouldn’t be easy. But I never expected it could be this hard. In my country, security issues are an everyday thing, and freedom is…

Ver la entrada original 334 palabras más

Poesía

Clitoriano y vaginal.

Esto es como un tsunami,

una explosión que combina calor y frío.

Más clitoriano que nunca,

en la cima de un todo luminoso,

en donde el umbral del placer no tiene límites,

Sí, el placer femenino no tiene límites.

Siempre hay más, y si se quiere ese más hay que pedirlo. Él no tiene por qué saberlo.

Te invito a recorrer sus iluminados parajes,

esa cosa que cabalga nuestro cuerpo de pies a cabeza,

absorta y entregada como un animal a su presa,

esa soy yo,

esa eres tú,

mujer,

seducida por tanto y a veces incompleta.

Siento sus manos recorriéndome,

su lengua estremeciendo mi clítoris, besando mi alma,

su miembro taladrando luego mis entrañas como si no hubiera un mañana.

Escrutinio vaginal acuoso, seductor, profundo y viril.

Intuyo su presencia, abogo por la ilusión y la esperanza de un encuentro que ensalce estas ganas.

Más de ese placer que tengo el derecho a darme, instruyendo su deseo,

enseñándole el camino hacia la fuente de mis espasmos erotizados,

Son mis manos, mi boca, y mi imaginación las mejores aliadas para él.

Mi cuerpo mío,

mi alma mía,

Lasciva y punzante teoría de pasiones compartidas contigo, y contigo también…

Sensación de gemidos intensos que salen de lo más profundo de la carne.

Un juego a dos, o a cuatro manos…

Un mapa impreso en los susurros de la feminidad consciente y excitada de lo que se desea, y sólo se dice a puerta cerrada…

Poesía

Pululando…

Va tiritando mi cuerpo al son de la memoria de las emociones vividas.

Va el viento raudo despeinando mi huida,

por instantes cierro los ojos y te siento suspirar,

te siento tan presente que me evado y deseo no volver a la realidad.

vivo,
bailo
río,
amo y quiero.
Siento en mis entrañas todo, a menudo, casi ahora, casi hace un segundo, casi siempre.

Ya no anhelo el amor.

Ya el cristal empañado por el vaho de nuestros cuerpos en roce empieza a transparentar.
Ya no anhelo el amor,

no como antes,

no como hace un año, un mes o una semana atrás.

Ya no anhelo el amor porque gracias a haberte encontrado, me he dado cuenta de que siempre ha estado conmigo.

Bastaba un beso, bastaba una mirada y el roce cómplice de un amante amigo para sentirlo y entender lo que significa de verdad.
Frío,

tibio,

cálido,

ardiente,

dentro y fuera de mi, y de mi aventura contigo.

Valiente,

cariñosa y consciente,

así soy cuando estamos…

Mujer,
soy mujer.

Mujer tuya,

mujer mía,
mujer del mundo y mujer de nadie…

Soy mujer,
gimiendo,

arañando,

gritando,

llorando,
Sintiendo el poder que de mi revienta,
mujer de pies a cabeza,

temblando de placer, y de más…
Pululando.
Sumergiéndome en el fondo de mi excitante y desbocada humedad.

Soy dueña de mis emociones.

Soy libre,

feliz,
divertida,
incontinente,
parlanchina,
romántica y diciente.
Con la libido anegada y elevando desde mi vagina, oraciones convertidas en canciones para mí, y que con todo el cariño deseo seguir compartiendo contigo, y si es necesario algún día, con alguien más…

Fotografía:

“Mujer de Obsidiana y Jade”

Oleo sobre madera

Maestro Alan García

Cuidad de México.

Poesía

Acoplados…

Vestido de optimismo y sensualidad entraste por esa puerta aquel sábado noche; me miraste de pies a cabeza mientras mi yo más expectante, enaltecido, perfumado, maquillado y resolutivo deseaba tocarte. Besaste mi boca suavemente mientras mi yo carnal, luchaba por mantener la compostura y no meterte la lengua hasta tocar la campanilla que adorna el portal de tu penetrante y deliciosa voz. Me fui calentando, se me subieron los colores a la cara después de aquellos besos de buen presagio. Salimos a la calle tomados de la mano, mientras tu umami seguía en la punta de mis labios, pinchando a mi lengua para que dijera algo “inadecuado”. Estaba siendo la primera cita de mi vida sin serlo, estaba viviendo cada momento de manera consciente. Eso a los veinte años es muy difícil, y a los treinta no me pasó, quizá porque he sido cuidadosa con mi templo. Bendito sean los años y su paz.

Llegamos a ese sitio de luz tenue, yo no podía evitar mirarte, tus ojos parlanchines no dejaban de decirme cosas que yo intentaba descifrar objetivamente para no acelerar el paso de lo nuestro, ese algo que apenas estaba empezando a florecer. Debo confesar que esa noche las inseguridades empezaron a tintinear en mi cabeza, intentando despistarme y sacarme de aquel estado delicioso en el que me encontraba contigo; no pudieron, el olor alcoholizado de tu aliento, empezó a quedarse por todas partes, ese aliento me pone a millón, mientras tanto, como dos adolescentes entonados por el vino y la cerveza, éramos incapaces de desprender nuestras bocas de tan gustoso maridaje. Pasaron las horas, regresamos a casa por el mismo camino, entre abrazos, carcajadas con mucho eco y ganas, ganas en demasía. El compás de aquel encuentro estaba marcado por el golpe de tambores a la luz de la luna en medio de una selva de desaforo pasional, humedad, gemidos y el sexo más abrazador del mundo.

Tus manos gigantes, tu boca recorriendo mi cuerpo, la ropa a medio quitar, mi vulva en llamas, tu falo erecto y a punto de explotar. De repente, y casi sin darnos cuenta, estábamos acoplados bajo el efecto del indescriptible sazón del inevitable deseo. Nada puede describirse como aquello. Fuimos tigre, gato, perro, pantera, pájaro, rana. Sudábamos como animales mientras a punto de explotar, intentábamos describir con palabras ahogadas, la sensación de dos cuerpos perdidamente enamorados, engullidos por un orgasmo que al unísono, despegó de nuestra caja de resonancia un grito libidinoso de éxtasis y plenitud carnal.

Desde aquella noche no nos hemos separado, hemos dormido juntos como amigos, como amantes y como hermanos. Hemos sido, somos y seguiremos siendo libres, sin notas al pie, sin ataduras ni títulos de propiedad, porque no somos un bien inmueble, tampoco ganado. Somos seres libres, menos fieles y cada día más leales. Y por extraño que parezca, bien acoplados

Para FEM.

INVITADO

Extra ball by Jorge Aldegunde

Recommended!!

Gobblers / Masticadores

I stare at the feeble light in the room. The guy in the white coat proceeds mechanically: I can feel a cold needle against my strapped arm, and a syringe being emptied. I start to feel absent, weird. As if my soul started to lift off my body. Am I really dying?

But I still feel their ominous presence everywhere. They’d slay me with their own hands if they could.

The doctor takes my pulse. Laconically, he states I have passed away at 5.27h by lethal injection.

I remain motionless for what seems to be an eternity. Presently, he comes back:

“The show is over”, he says coldly.

At last, I utter a triumphant smile. I can embrace a second chance: redemption and a new life in return of my loyalty and service to the Government. That was the deal.

Before he left, he gave me a knowing look full…

Ver la entrada original 16 palabras más

INVITADO

Hello stranger… by Quinny Martínez

Gobblers / Masticadores

Humidity does not stop raining.

Hours go by and I still have that feeling under my skin, hopelessly staying in a state of voluntary excitement, almost floating.

Humidity does not stop raining.

It is as constant as the copious snow of the north, that has decided to coincide with you; together they dance to the beat of these carnal emotions, which little by little take shape to become a stabbing passion.

Humidity does not stop raining.

You drill not only my head; your stay has been so intense, that it has forged a crack that runs through my chest,

humidity does not stop raining,

following the path in the middle of my navel to stay there, where humidity does not stop raining,

humidity does not stop raining,

but inevitably thinks at times in a female climb, questioning, overwhelming my feelings, and asked again and again: who is it? 

I understand…

Ver la entrada original 187 palabras más

Poesía

Súbditos…

Ríos de agua colándose por debajo de las puertas de hospicios ratonera,

“Sapos hervidos” que van directo al infierno de la infamia creyéndose el cuento de haber amado…

…sin haberse dado cuenta siquiera de su propia muerte.

Cuerpos cubiertos por el hambre de esas ganas amortajadas por el mismísimo diablo,

egoístas,

moralistas llenos de secretos sembrados en macetas de frondoso poto,

regando veneno vestidos en trajes de falsa indefensión.

Llamados estériles a la obediencia de una moralidad hipócrita,

narcisos desvalidos abanderados de falsas erecciones,

amantes pobres y de nula creatividad,

órganos humedecidos en savia dulce,

orgasmos atragantados,

ahogándose,

estreñidos a causa del miedo.

Verguenzas fijadas en la imperfección de nuestros cuerpos,

El mundo está muy viejo, no queramos contarle milongas porque se las sabe todas.

No mas perdida de tiempo,

accionemos el botón de auxilio fijado en nuestros cuerpos,

Salgamos a la calle a comer…

amemos.

Volvamos luego a casa a flagelarnos si es los que nos hace felices…

… pero con el estómago lleno…

Poesía

Balas de salva…

Amaneceres eternos.

Entre la vida y la muerte,

entre la verdad y la mentira,

puta,

maldita,

incapaz, a veces resiliente,

envejeciendo,

con el tiempo en contra,

patrullando los tejados como un sereno,

cazando a ladrones de bancos en quiebra,

construyendo torres en medio de la densa niebla,

sofocando incendios imaginarios,

masturbando miembros ruinosos como un alma en pena,

Viviendo…

INVITADO

5 Best American Writers: Walt Whitman — Gobblers / Masticadores

Song of Myself (1892 version) By Walt Whitman. I celebrate myself, and sing myself,And what I assume you shall assume,For every atom belonging to me as good belongs to you. I loafe and invite my soul,I lean and loafe at my ease observing a spear of summer grass. My tongue, every atom of my blood, form’d […]

5 Best American Writers: Walt Whitman — Gobblers / Masticadores
historias de fémina...

Rococó…

Huele que hostiga…

Demasiado ostentoso para mi gusto,

soy más de tierra y menos de aire

Prefiero la plata al oro,

el brillo de las almas reflejado en miradas profundas y el olor natural de la piel.

El lujo no incomoda, pero la exageración y la opulencia a veces matan la pasión.

Todo por ir con cuidado y no desinflar el colchón de agua…

PD: Mi querida “pan de azúcar“, hay que tener cuidado con lo que se desea, no todo lo que brilla es oro…

Poesía

Poseída…

 

Divagando…

Morando bajo la sombra de erecciones sublimes derramo mi mundo.
 
Húmeda,
 
ansiosa y extasiada por el roce de tí
 
Sentir así…
 
Todas las mujeres del mundo debieran poder sentirse así.
 
Son tantas cosas atadas al mismo sentimiento que me pierdo,
 
el primer orgasmo, 
 
temblores propios de la febril infancia,
 
las ganas abrazadas a esa copa de coñac haciendo su trabajo.
 
Pierdo el sentido.
 
Me sacudes con la facilidad de un pájaro a su nido,
 
cuando me besas se abre el mar de la existencia absorbiendo mi voluntad y mi elocuencia,
 
tartamudeo,
 
me quedo estancada con un nudo enorme en la garganta,
 
sentir así…
 
No sabía que podía llegar a sentir tan dentro,
 
me pediste que cerrara los ojos sin prevenir,
 
 nada malo,
 
todo bueno…
 
Todo consagrado como una copa de vino en Misa de Gallo.
 
Dulce, abundante, bendita y espesa.
 
No sabía nada hasta que fui tocada por el manto en llamas de tu virilidad,
 
tu falo penetró mi sexo abriéndose paso entre tanta necesidad, 
 
 tenías el mapa y la clave de aquel tesoro polvoriento,
 
entraste  casi a oscuras y empezaste a sacudir.
 
paciente,
 
comedido,
 
inteligente,
 
extasiado,
 
abriste puertas y ventanas.
 
De repente, en en busca de aquel brillo te sumiste conmigo en el más profundo gemido,
 
yo descubría la luz, mientras tu contagiosa carcajada invadía la estancia.
 
Tú me pusiste de cara a aquella luz radiante,
 
me temblaban las piernas y luchaba por recuperar el habla,
 
estaba absorta de los dos.
 
Simultánea explosión, y la paz de después…

!Enséñame más!.

 

 
 

Poesía

Contracciones de mi vagina…

Se hacen más frecuentes, el calor agita las hojas del árbol de mis ganas recordándome que soy de carne y hueso, que es imposible dejar de sentir deseo. Las puñeteras son  inoportunas, aparecen de madrugada después de conciliar el poco sueño que poseo. Mi cuota de somnolencia es mínima, creo que llegué tarde a la repartición de horas para dormir, me ha tocado conformarme con lo que tengo y hacer con ello lo mejor posible, intentarlo…

Inevitablemente las contracciones de mi vagina me recuerdan la osadía, aquellos tiempos en los que era capaz de recorrer kilómetros de vía para darme un beso, y luego hacer el amor. Revolcarme en deseo, decir cosas vulgares que en ese momento no estaban fuera de contexto, y amar como perra en celo. Hoy me he enojado con ellas, les he hablado alto y claro, les he pedido desaparecer, les he implorado que no me recuerden que tengo una deuda pendiente con ellas, si, con las contracciones de mi vagina. Las mismas a las que les prometí sexo furtivo, y pasión desbordada desde el  día en que ella y yo nos dimos la mano…

Poesía

From outer space by Jorge Aldegunde

I love this story!

Gobblers / Masticadores

He’d always been a loser. Ever since his mum died, his irrelevant life as an orphan was patronised by his cruel stepbrothers. Books became but his only shelter from the sharp edges of a hostile world.

But he had learned to appreciate the signs, though. Hidden messages that, carefully enough, he would note down and decipher. They all pointed out to a date and time that, inexorably, were getting closer.

Now they would all speak of those lights –brighter than stars and the moon–. Doomsayers would put it down to the apocalypse. The most popular theory claimed they were polar auroras emerging from climate change.

He smiled, as he awaited the new order. He would reveal his true identity when the visitors arrived. Only then would he settle scores.

THE END

Ver la entrada original

Poesía

Escrutinio…

Entregados hasta el final

viendo lo inevitable e inesperado en otros, escrutando la moralidad de lo carnalmente inescrutable.

¿Para qué?

¿Para qué pensarlo tanto?

¿Para qué arrepentirnos si en libertad nos hemos negado?

Despertando a nuestros animales dormidos,

solapando lo carnal,

negando por instantes la sensación implícita de lo divino,

adorando la santidad de lo vano, lo pagano, y lo prohibido.

Suculentos manjares bajo el sudor de nuestros sexos entre el dulzor de lo lascivo.

Removiéndolo todo,

confundiendo sentimientos,

limitando miradas y negándonos a mucho, para al final no desperdiciar nada.

La pasión es infinita, no se ignora, hay que sentirla, escoge el cómo, cuándo, dónde, y con quien.

¿Quién en sus siete sentidos puede negarse a una verga desnuda ante los ojos de una justa pasión?

¿Quién en sus siete sentidos puede negarse a una vulva que llora lágrimas de justa excitación?

Enamorarnos MENOS y amar MÁS…

Poesía

Somos dos…

Somos dos.

Tú y yo,

en contra de todo lo malo, de todo lo feo, de todo lo amargo,

tú y yo,

en contra de las viejas costumbres y abiertos a un diálogo fraterno, para hacer posible el amar y comprendernos.

Somos seres diferentes, esperanzados y casi locos,

casi locos de amor,

casi locos de pasión,

casi locos de locura de la buena.

Somos tú y yo,

imaginando por instantes cómo será ese encuentro,

la primera mirada, el primer abrazo, y ese primer beso.

Te estoy deseando hasta las trancas,

te estoy deseando y mucho más cuando me dices: Te deseo…

Somos dos seres solitarios,

invadidos por la curiosidad de no sabernos con certeza,

afinando las virtudes y desahuciando defectos.

Han sido tantas las noches en las que he deseado tenerte entre mis brazos, porque somos dos,

sólo tú y yo.

Somos dos,

a la espera de hacernos un lío después del primer contacto,

bajo las mantas del sexo que quiero contigo, y tú conmigo,

somos dos.

Poesía

Tentación…

Fantasías que saben a realidad

Miedos que salen despavoridos sientiéndose acosados por el apetito que estoy atesorando.

Tanta belleza en un sólo cuerpo es un pecado,

una tentación,

una locura.

Eres sinónimo de excelencia, tengo olfato para eso.

Uva dulce,

pan fresco,

queso tierno,

café recién molido,

un desayuno completo…

La comisura de mis labios vive al límite por el roce de mi lengua,

no me canso de verte

Eres hermoso,

me apeteces.

Algún día serás mi amante.

Poesía

Fantasía…

 

En el desierto de estas ganas, acostumbrada a no tenerte, me refugio en el silencio y espero la esquiva suerte.

Anoche estuve pensando en cosas que no hemos hecho, me gustaría empezar por conocerte para poder mirarnos de frente,

pido el asilo de Drexler, a tus días de añoranza, déjame abrazar tus labios, juguemos al amor obsceno, cambiemos fantasías por bacanales de manta, sudemos la gota gorda, encontrémonos bajo el sereno.

Yo contigo me he soñado cruzando la estrechez de lo impuesto, lo que no sume que no reste, sujétate de mis pechos, corramos el velo de nuestros deseos con bestialidad indecente.

De frente al sol de nuestros  cuerpos, tú pensando en infinito, yo queriendo la intrusión de tu miembro, sin resistencia, en éxtasis, con ganas de hincar los dientes…

 

MICRONOLATO

Ausencia…

Con la ausencia de  Luz, volvió a buscarse, empacó una mochila, un tenderete, un libro, algo de fiambre y se fue río abajo.

Llegó al monte, conectó con un trozo de tierra e instaló su agotada existencia a la espera del llamado, ese que en el fondo le susurraba que descansara, ese que con ansias deseaba escuchar a gritos para caer rendido ante un profundo sueño, arrullado por los moscos, grillos, y demás animalitos, que, al sentirle cerca, hicieron un lecho tibio para abrazarlo y darle algo de consuelo, estaba muy roto.

Todo se compadeció de él, mientras su cuerpo sólo deseaba despojarse de la rabia que le estaba produciendo su recuerdo, esa rabia que estaba ahí para compadecerse ya no de sí mismo, sino de ella. Tiene la conciencia tranquila, luchó por ella, buscó comprenderla, pero eso del entendimiento se volvió una guarrada parecida a las balas de paintball que tanto le gustaba ir a disparar con sus amigos, esos mismos amigos con los que celebraba dándose besos apasionados, para después restregárselo en la cara, provocándole celos. Era un hombre emocionalmente maltratado, aferrado a ese comportamiento porque a veces el verdugo se disfraza de amor, y a pesar de lo evidente preferimos creernos la mentira pensando que se vive mejor.

 “No soy un ser perfecto, he fallado tantas veces, y tantas veces lo he reconocido, he llorado, he gritado he maldecido, te he amado y al final, casi odiando esto, he decidido no seguir fingiendo un amor que quizá mal entendí, un amor plagado de reproches y de falsas esperanzas. Me volví un adicto a protegerte, celoso y maniático a veces, no me daba cuenta de que me manipulabas suciamente para después reírte de mí a puerta cerrada con tus confidentes. Te pido de corazón y sin casi rencores que te vayas de mí. Vete y no vuelvas ni a mencionar mi nombre, de esto queda una mascota en orfandad, y mis ganas de nada más que tu ausencia. Me quedan de experiencia mil intentos fallidos, mil conversaciones a la luz de la luna, mil esperanzas perdidas, tu encanto del principio y tu inteligencia mal empleada, también un par de viajes juntos, tu paseo con ese otro por Europa, y mi absurda resiliencia.

Ahora que no me necesitas, ahora que te bastas por ti misma, ahora que por fin he dejado de ser algo para ti, intentaré que dejes de serlo para mí, espero empaques tus chantajes, tus mentiras y tu amor interesado, porque si te vuelve a ir mal en la vida, ya habré cambiado la cerradura de mi casa, de mi corazón y de mi alma para siempre. Ahh, no te olvides del cuchillo con el que has amenazado con cortarte las venas, ese que te he arrebatado a empujones, el verdugo cómplice con el que no te cansaste de romperme el corazón y hacer que me rindiera de nuevo ante una actuación de magistral crueldad. Fuiste mi Luz, fuiste mi anhelo, fuiste mi abrazo y mi esperanza, aun sabiendo lo que realmente eras, quise salvarte de algo que ya no tenía remedio ni salvación posible. Para siempre adiós Luz” le escribió en una carta que al salir le dejó pegada al frigorífico.

Ese hombre le había dado todo de él, mientras ella hacia uso de sus fantasmas para que atacaran su humanidad, y sintiera lástima. Se apartó de sí mismo dándole hasta lo que no tenía. Justo lo que no tenía le llevó un par de veces a la calle a buscar refugio en brazos de otras ganas, de otros besos, de otro vaho, del que con certeza hoy no recuerda ni su nombre. Guarecía las ganas rabiosas de contacto, porque ella y su egoísmo le dijeron a la cara, que preferían a otro porque él no era suficiente, aun así, recogió su ego de hombre, lo remendó, lo colgó en un rincón del armario y se lo fue poniendo a ratos, sólo a ratos.

Pero en medio de la nada fresca, de la nada verde, de la nada oscura y rabiosa, dejó lo último que de ella le quedaba, se desprendió de su olor y de esas ganas y en medio de esa ausencia perfumada, despertó ante su evidente miseria, abrió los ojos y lloró hasta quedar inmóvil.

PD: Para un amigo, ese que confiando en mí compartió una historia de amor, de esas que duelen hondo, y te hacen más humano. He tomado lo que perciben mis entrañas y lo he convertido en otro de mis hijos, un relato que divaga entre las sensaciones de ser amiga de un ser humano imperfecto al que amo profundamente, al que he amado de tantas maneras, y que ya es casi imposible dejar ir. Un ser capaz de reconocer sus errores y afrontarlos, aunque le cueste el alto precio del amor de su vida. Love you Eye Soup. I decided to use your beautiful pic. Obviously without the female London spy… 

 

Poesía

“Adiós Nonino…”

Poema catorce de la serie “Queriendo a un extraño…”

Las supersticiones encalladas en mi extensa genealogía, se han hecho realidad.

No estoy triste, no podría estarlo porque te amé, no me enamoré, te amé.

Esa única noche me entregué dejándome sorprender por la osadía de mi tauro,

ese toro que hoy, es más toro que nunca,

más mujer que nunca, más insaciable que nunca, y más fluida que el aire que entra ahora por mi ventana.

Te amé,

y si hay retorno volveré a amarte.

dejo abiertas las puertas y ventanas de esta casa para cuando quieras regresar, pero toca antes de entrar.

La lealtad durará como he dicho antes, hasta que mi cuerpo vuelva a ser motivado por alguna energía que logre como tú, penetrar hasta la vida que no he empezado a vivir,

si yo fuera Neruda:

“Me gusta cuando callas porque estás como ausente”

Te dejo ir,

Tu ausencia asusta y a veces me intimida.

Me gusta lo silente, pero ha sido demasiado,

mi cuerpo te ama locamente, te ama tanto que no para de trinar, pero es comprensivo y entiende sin remordimientos que todo ha quedado en el pasado.

Te ha amado desde el instante justo en el que te escuchó hablar, pero el amor de esta raza todo lo puede.

No pasa nada, ya hemos crecido, enamorándonos menos y amando más.

Buen viento y buena mar Stranger,

celebro tu silencio con un bandoneón robado al son del gran Piazzolla.

Deseándote suerte.

Buen viento y buena mar surcando otras olas, comiendo de otra boca, y sobretodo, amando.

Poesía

Lealtades cachondas…

Poema trece de la serie “Queriendo a un extraño…”

Tu indiferencia me gusta.

Retas descaradamente mis deseos, y pones a prueba mi decencia,

has tomado partido por lo mudo y lo ausente,

no sé hasta donde seas consciente de que en mi has dejado un orificio de pasión profundo,

eres descarado e indecente.

Estás estirando la tira, que tira y tira de mi vagina incandescente,

empiezo a pensar que me temes, y que eso de ser tu amante de cama y desaforo, quedará en los anaqueles húmedos de tus asuntos pendientes,

soy mujer de palabra, y sigo leal a ti, a tu indiferencia,

leal a esperar hasta que aguante el cuerpo,

leal hasta que empiece a buscar entre este nido de agujas, a algún hombre que con sólo mirarme, me deje absorta y cachonda, como me has dejado tú.

Necesitada y adportas de un cuadro clínico de abstinencia crónica, que sólo se cura con tu enorme ego penetrando con ahínco mi bajo vientre,

Atentamente,

¡Mi santo coño!

Poesía

Dulce felación.

Poema doce de la serie “ Queriendo a un extraño…”

Bajar al nacimiento de tu virilidad,.

adorar lo fértil y erguido de tu masculinidad.

Comerme hasta tus suspiros,

dejarme embadurnar por tu salivar con sabor a vino.

Saborearte despacio, así como te gusta…

Comerte y volverte a comer con mis ojos, con mi lengua y con mis manos,

ver la expresión de tu rostro,

apreciar tu paladar mientras te retuerces hasta el ahogo.

Disfrutar de tu miembro a caldo.

Deliciosa felación,

que con el vaho de su fuerza empaña hasta un ojo ciego,

dulce e incontrolable deseo.

Deliciosa felación,

nacimiento de un torbellino de pasión desaforada, y de intensos intercambios sensoriales que se mete entre los huesos.

Deliciosa felación,

bendita boca mía al poder besar tan perfecta creación,

Bendita boca mía que bautiza con su lengua la cima de tu enardecida dicha,

bendita boca mía que fecunda tibia la miel de tu existencia y tierna te acaricia.